segundo

Segundo Encuentro

Invitación al Segundo Encuentro de LATINOAMERICANA

Estimadas(os) editores:

En el marco del I CONGRESO INTERNACIONAL SOBRE REVISTAS Y REDES CULTURALES EN AMÉRICA LATINA (31 de agosto al 2 de septiembre 2016 en Santiago), LATINOAMERICANA (asociación de revistas académicas en humanidades y ciencias sociales) llevará a cabo el Segundo Encuentro de sus revistas asociadas, a base de un conjunto de actividades que damos a conocer. Sean todos cordialmente bienvenidos.

31 de agosto

11:30 / 13:15. Bienvenida. Caracterización general de las revistas de la asociación en base a la encuesta aplicada en primer semestre 2016. Opinión y diálogo con los editores. Inicio de las comisiones de trabajo.

13:15 / 14:30. Almuerzo

14:30 / 16:00. Videoconferencia de Pandelis Perakakis. “Modelos alternativos de validación y evaluación de la producción académica: hacia una sistema más eficiente, ético y transparente”. Preguntas y diálogo.

16:15 / 17:45. Conferencia de Moyses Kuhlmann Jr. “Publicação em periódicos: políticas de avaliação e qualidade das pesquisas”

1 de septiembre

09:30 / 11.00. Presentación del Foro de Editores Científicos de Chile. Diálogo con invitados representantes de la Red de Investigadores en H&A y representantes de los Grupos de Estudio de Fondecyt.

11:15 / 13:00. Video conferencia de Eduardo Aguado López, Director de RedALyC. “El reto de las revistas electrónicas: del texto al hipertexto”. Preguntas y diálogo.

13:00 / 15:00. Almuerzo

15:15 / 17:00. PLENARIO de LATINOAMERICANA. Construcción de agenda 2017: prioridades y compromisos.

Los conferencistas

Pandelis Perakakis es doctor en psicología clínica y de la salud por la Universidad de Granada. Es investigador postdoctoral en el grupo de fisiología humana en el Centro de Investigación Mente, Cerebro y Comportamiento de la Universidad de Granada. Su ámbito de interés se centra en la fisiología cardiorespiratoria, la física estadística, la neurociencia cognitiva y la economía experimental. Es fundador y director de la organización internacional Open Scholar que promueve nuevas estrategias de colaboración académica y transparencia científica [Más información].

Saúl Sosnowski es fundador y director de la revista de literatura Hispamérica. Dirige el Departamento de Español y Portugués y el Centro de Estudios Latinoamericanos de la Universidad de Maryland, EEUU. [Más información]

Eduardo Aguado López es doctor en enseñanza superior. Fundador de Redalyc (Red de Revistas Científicas de América Latina, El Caribe, España y Portugal). Es sociólogo e investigador de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEM). [Más información].

Moyses Kuhlmann Jr. Pesquisador sênior do Departamento de Pesquisas Educacionais da Fundação Carlos Chagas, Editor Responsável de Cadernos de Pesquisa; Docente da Universidade Católica de Santos, Programa de Pós-Graduação em Educação. [Más información]

metricas

Editores científicos y métricas alternativas

Por Andréa Gonçalves do Nascimento (aandreafg@gmail.com) Maestra en Biblioteconomía por UNIRIO y autora de Guía Práctica de Altmetría para Bibliotecarios.

Fuente original: http://www.abecbrasil.org.br/novo/2016/06/editores-cientificos-e-as-metricas-alternativas/

Traducción: Manuel Loyola, Foro de Editores Científicos de Chile https://www.facebook.com/editorescientificoschile

***

A estas alturas es muy probable que la mayoría de los editores científicos en Brasil haya oído hablar de altmetrics (en portugués, altmetria; en castellano, altmétricas, o métricas alternativas), si bien no sepan lo que eso realmente significa y cuál es el impacto que puede tener sobre su trabajo.

En este blog se han publicado recientemente post de Átila Iamarino y Solange Santana apuntando a la importancia de las redes sociales y de las métricas alternativas para las revistas científicas. Ahora retomo el tema para hablar sobre los beneficios y algunos desafíos que enfrentan los editores para adoptar el uso esas herramientas.

La altmetría representa una nueva manera de medir el alcance o la influencia de los trabajos académicos, a partir de su repercusión online y en las plataformas de los medios de comunicación social. En lugar de medir el impacto de un trabajo considerando solamente las citas recibidas en otros trabajos publicados, la altmetría se propone proporcionar una visión más amplia del impacto, monitoreando actividades antes inexistentes o ignoradas, tales como interacciones en redes sociales, menciones en la prensa, revistas y blogs, o el uso de los resultados de investigación en políticas públicas, por citar algunos ejemplos.

La altmetría también permite observar otros tipos de producción que acompañan o están más allá de los artículos científicos, como son los conjuntos de datos, la literatura gris, informes, videos, posteos en blogs y otros contenidos de valor potencial.

Estas nuevas métricas pueden y deben ser usadas conjuntamente con los indicadores de impacto tradicionales, como los conteos de citas y la revisión de pares, a fin obtener una visión más comprehensiva del valor e influencia de un trabajo científico, tomando en cuenta los diversos aspectos donde tal trabajo demostró su impacto.

La mayoría de los autores desea saber cómo su trabajo es recibido por sus pares. Lo mismo ocurre con los editores de journals científicos. Uno de los beneficios de la altmetría es permitir que los autores vean dónde y por quién su investigación está siendo discutida y compartida, abriéndose una posibilidad de comunicación entre los investigadores o, aún más, revelando posibles desarrollos del trabajo de los que el autor ni siquiera tenía conocimiento. También puede descubrir que sus resultados no están siendo vistos o comentados, lo que le permite contar con antecedentes para mejorar su quehacer y la propia divulgación de su trabajo.

Toda esta dinámica también es útil para los editores científicos al usar las métricas alternativas no sólo para constatar la repercusión online de lo que publican, sino para tener una mejor comprensión de su audiencia, interactuando en las discusiones que puedan darse sobre algún artículo en blogs y sitios de medios sociales, aumentando la visibilidad del artículo y de la revista. Otro beneficio para los editores científicos radica en usar altmetrics para detectar temas candentes en su área, así como para identificar y analizar trabajos con alto potencial de citación futura a base de la repercusión online inmediata [1].

Cabe destacar que el aumento de la visibilidad y de la circulación de un artículo depende, en gran parte, del papel activo de los autores y editores en promover esos contenidos. En Estados Unidos y Europa la importancia de los medios sociales en la difusión de los trabajos académicos es reconocida por muchos autores, y los journals de grande tamaño, como Nature, Science, PLOS, y editoras internacionales, como Elsevier y Springer, hace bastante tiempo adoptaron estrategias de media sociales para la divulgación de sus contenidos, para potenciar el alcance de los artículos publicados en esas revistas. Las principales editoras académicas internacionales –Elsevier, BioMed Central, Nature, Springer, Emerald, Wiley, High Wire Press, Ingenta, Taylor & Francis– también han suscrito acuerdos con los proveedores de herramientas de altmetría, e incluyen métricas alternativas en sus artículos online.

Aparte del mainstream, los journals que más pueden beneficiarse de la altmetría son:(a) aquellos enfocados en nichos muy específicos, para quienes es importante conocer bien quiénes son sus lectores y posibles colaboradores, (b) revistas que no están cubiertas en los JCR y, por lo mismo, no poseen cálculos de impacto, y (c) aquellos destinados a un público bastante más amplio que el académico, como las publicaciones con trazas de divulgación científica. Para esos tipos de medios, que acostumbran a tener más dificultades para justificar su relevancia y la necesidad de recursos para mantenerse, la altmetría puede ayudar a revelar nuevas dimensiones de uso y de influencia, identificando tendencias a ser examinadas por los editores y conseguir nuevos autores sobre quienes han recaído indicadores positivos.

En Brasil, los editores científicos aún tienen un camino que recorrer para hacer un buen uso de los medios sociales y la altmetría y que estos los ayuden a mejorar el desempeño y el alcance internacional de sus publicaciones. Para ello, deben invertir en cambios que les permitan superar y vencer los desafíos que implica implementar con éxito tales recursos. Sabemos que la mayoría de las revistas brasileñas enfrenta la falta de recursos para crear y poner en ejecución una estrategia de marketing online; mas, la experiencia muestra que vale la pena invertir en el uso de redes sociales para aumentar la visibilidad, así como en herramientas de medición y análisis para entender mejor quién es el público que efectivamente accede a sus artículos. Revistas que han seguido ese camino destacan, entre los principales impactos percibidos, una respuesta inmediata en la cantidad de accesos, la diversificación del público de la revista, el aumento de la visibilidad de la publicación dentro y fuera de la institución de origen, un crecimiento del número de accesos al sitio de la revista -sobre todo a los artículos que más destacan en la divulgación-, el aumento en el número de propuestas y en la variedad institucional de los autores que allegan trabajos a la revista, además de una mayor preocupación por dialogar con su público [2, 3].

Existen diversas soluciones tecnológicas y múltiples recursos disponibles para que los editores científicos adopten el uso de media sociales (además de Twitter y Facebook, considere también la divulgación en LinkedIn y en redes sociales académicas, como Academia.edu o Mendeley) y de métricas alternativas (como Altmetric for Publishers y PLOS ALM, cuyo plugin puede ser instalado en la plataforma SEER). Independiente de la solución escogida, llamamos la atención respecto de algunas medidas que ciertamente colaboran mucho para garantizar el buen desempeño en esta actuación.

  • Construir una presencia en las redes sociales por medio de perfiles oficiales con actualización constante, ayuda a aumentar la visibilidad de los artículos y la oportunidad de que sean leídos, compartidos y comentados online.
  • Investigar y entender cuáles son las plataformas online más usadas por los lectores de su revista, el tipo de interacciones predominante en ese público (visualizaciones, downloads, participaciones, comentarios), y el tipo de contenido que recibe más atención, puede ayudar a los editores a planear mejor la divulgación online de los artículos publicados.
  • Usar un identificador digital único para los artículos, como el DOI, que es usado por las herramientas de altmetría para rastrear y medir de forma inequívoca las citaciones online.
  • Incentivar a los autores a usar y mantener actualizado su registro de autor en ORCID, con links para la producción publicada en las revistas brasileiras.

Se debe recordar que las métricas alternativas complementan (y no sustituyen) a los indicadores tradicionales basados en citas, que continúan siendo ampliamente aceptados y reconocidos por la comunidad académica. Siempre que sea posible, lo ideal es utilizar una combinación de diferentes métricas para dar una visión más completa sobre el impacto o la influencia de los artículos (y las revistas). La altmetría es un área relativamente nueva, no obstante, es una tendencia que no puede ser ignorada; de hecho, ya está siendo explorada por editores científicos de otros países para medir y comparar la influencia de sus publicaciones. La internacionalización de nuestras revistas ciertamente pasa por la adopción de los mismos patrones y tecnologías usadas por esos países.

Referencias

[1] BRODY, T; HARNAD, S; CARR, L. Earlier web usage statistics as predictors of later citation impact. Journal of the American Society for Information Science and Technology, v. 57, n. 8, p. 1060–1072, 2006.

[2] BENCHIMOL, J. L; CERQUEIRA, R. C; PAPI, C. Desafios aos editores da área de humanidades no periodismo científico e nas redes sociais: reflexões e experiências. Educação e Pesquisa, São Paulo, v. 40, n. 2, p. 347-364, abr./jun. 2014.

[3] MEDEIROS, C. F; BARATA, G. Em busca de maior visibilidade, periódicos brasileiros investem nas redes sociais. In: Workshop de Editoração Científica, 8, 2014, Campos do Jordão. Anais… Campos do Jordão: Associação Brasileira de Editores Científicos, 2014.

lectura

Los libros de acceso abierto en humanidades y ciencias sociales

Francisco Osorio
Cinta de Moebio

En el mes de enero de 2016 fue publicado un estudio de Ellen Collins y Caren Milloy titulado OAPEN-UK final report: a five-year study into open access monograph publishing in the humanities and social sciences, que paso a describir a continuación.

Los libros son muy importantes en las humanidades y ciencias sociales como forma de comunicación, por ello los autores comenzaron un estudio en 2010 sobre un nuevo sistema de publicación de libros: monografías de acceso abierto. Este tipo de libros se ha incrementado fuertemente en los últimos 5 años y ese es, precisamente, el objetivo del trabajo: qué características tiene hoy un sistema de publicación de libros de acceso abierto y qué tendría que cambiar para hacer masivo este sistema.

La metodología que siguieron los investigadores fue entrevistar a investigadores, bibliotecarios, editores, sociedades científicas y agencias de investigación. También hicieron encuestas, focus groups, talleres y realizaron estudios de casos en el Reino Unido.

Sus resultados son agrupados en tres grandes temas: a) actitudes y percepciones, b) sistemas, políticas y procesos, c) modelos de negocios.

Actitudes y percepciones

Lo primero que destacan los autores del estudio es que a los investigadores en las humanidades y ciencias sociales realmente les interesan los libros. Para un autor una de las preguntas más importantes es qué editorial elegir. Las cuatro primeras razones que dan los autores son: la editorial llega a la audiencia para la que escribo (54%), confío en la calidad de la editorial (43%), es la mejor en mi área (35%) y fue la primera interesada en mi libro (35%).

Los autores generalmente quedan satisfechos con el diseño del libro y las versiones impresas de los mismos. Donde no están del todo satisfechos es en la distribución y promoción del libro. Los investigadores, dice el estudio, esperan que los editores hagan la publicidad, pero no están tan dispuestos ellos mismos a realizar la promoción de los libros que escriben.

Los académicos, en general, quieren libros impresos. Pueden tener una versión digital sin mayor problema, pero están emocionalmente vinculados a los impresos.

Según el estudio, si bien la mayoría de los autores apoya el acceso abierto, asocia más la idea a las revistas que a los libros. Para muchos autores, acceso abierto significa llegar a más lectores. Más allá de este punto de consenso, comienza el disenso. Existen diferentes visiones sobre los pagos de los derechos de autor, qué significa en la práctica que un libro sea de acceso abierto, cuáles son los beneficios, cuáles los costos, entre otros aspectos. Si se suma a ello la propia visión de las editoriales, las diversas disciplinas en juego, el nivel de consolidación del investigador dentro de su campo y las instituciones donde trabaja, entonces, dicen los autores del estudio, ya se puede ver que no pondrán crearse políticas para publicar simples y del agrado de todos.

Por ejemplo, algunos académicos ya tienen repositorios para sus publicaciones en las universidades donde trabajan, pero en general no los consideran mucho o tienen muchas suspicacias al respecto. En palabras de los autores del estudio, los investigadores tienen mayor vinculación emocional con sus disciplinas que con sus instituciones. De ahí que los pares tengan más influencia que los bibliotecarios en las creencias de los autores sobre qué es el acceso abierto en los libros.

Con respecto a los pagos de derechos de autor, los autores no le dan tanta importancia (como sí le dan las editoriales donde publican). Interesantemente, cuando se trata de licencias Creative Commons, prefieren las versiones más restrictivas. En otras palabras, tienen muchas suspicacias con la licencia cc-by, llamada también bien cultural libre (dado que no tiene restricciones sobre el uso de la obra).

Visto ahora desde las universidades, hay diferentes actitudes y percepciones. Por ejemplo, las universidades se preguntan si están en condiciones de financiar libros de acceso abierto, en un escenario con muy pocos recursos. Por otro lado, también tienen necesidad de crear colecciones propias, que le den un sello a la universidad y, al mismo tiempo, tienen necesidad de colaborar con otras instituciones, por ejemplo, bajo la modalidad de repositorios comunes. La pregunta que se hacen las universidades es si financiar un libro de acceso abierto tiene los beneficios que se necesitan en estos tiempos de escases. También se preguntan cuánto cuesta o qué implica desarrollar una plataforma de libros de acceso abierto (incluido los aspectos legales de todo ello).

Desde el punto de vista de las editoriales hay también varias dudas y mucha diversidad de modelos. Desde las editoriales tradicionales que se preguntan cómo implementar el acceso abierto, hasta editoriales que nacieron de acceso abierto, pero que buscan el modelo de negocios apropiado para existir. En general, las editoriales están muy atentas al futuro del libro y exploran todas las posibilidades existentes, de ahí que la idea del open access no es un problema, sino un desafío.

Desde el punto de vista de quién entrega el financiamiento para la investigación, las preguntas son si apoyar o no a los libros de acceso abierto. Algunas contestan afirmativamente, dado que el acceso abierto permite que la sociedad en general se beneficie, pero otras consideran que este modelo todavía tiene que evaluarse.

Políticas, sistemas y procesos

Dado lo reciente del fenómeno, no hay políticas comunes o una tradición a la que referir. Por ejemplo, qué pasa cuando un libro se hace en conjunto y una de las partes no está de acuerdo con lo que implica el acceso abierto. O qué pasa cuando un investigador se desvincula de la institución que lo financió y desea crear un libro de acceso abierto.

En un modelo donde las editoriales toman las decisiones de qué libros publicar (y corren los riesgos de ello), todos los otros actores del proceso están más tranquilos. Pero si una universidad o una institución financiadora toma la decisión de publicar un libro de acceso abierto, la pregunta ahora es cómo tomar esa decisión. Tampoco los mismos académicos desean ponerse en el rol de tomar decisiones sobre qué libros pueden ser publicados, dado que no hay tanto dinero para publicar todos los libros que los académicos han escrito y alguien tiene que quedar fuera.

Otros aspectos a considerar son el prestigio (no da lo mismo cualquier editorial), los costos reales del proceso de publicación (más altos que los académicos creen) y las ventajas que los lectores pueden encontrar en los libros de acceso abierto en relación a los libros que han conocido siempre.

En los pocos elementos que hay consenso entre todos los actores del proceso, es que la calidad editorial no debe cambiar, es decir, la relación del autor con el editor es la misma, independiente del modelo de negocios que permita financiar un libro de acceso abierto. Incluso más, nadie tiene problemas con que un autor cambie de editorial para su siguiente libro, dado que cada editorial tiene un público especializado, dada la forma particular de trabajar. También existe consenso que debe existir un pago inicial a la editorial, que generalmente no tiene la capacidad de absorber todo el costo del proceso. Empero, la calidad está por sobre todo.

En el área de difusión se presentan los desafíos. Si una universidad decide publicar un libro, ¿cómo llegará a los lectores de ese libro en particular? No puede simplemente dejarlo en su sitio web, a la espera que Google lo encuentre, pero tampoco tiene el suficiente personal para dedicarse a difundir el libro. Los autores tampoco quieren participar de ese proceso de marketing. En el modelo anterior, las editoriales le pasaban los libros a otras empresas, como librerías, las cuales se encargaban de llegar al público especializado, pero las universidades o los autores no hacen eso. Existen iniciativas, no muy conocidas, como OAPEN Library (Open Access Publishing in European Networks), que opera la plataforma DOAB (Directory of Open Access Books), cuya idea es reunir todo libro publicado en acceso abierto (pero los autores y las editoriales deben avisarles y no esperar ser encontrados por casualidad).

De acuerdo a los investigadores del estudio, los libros de acceso abierto no aumentan la venta de libros en las editoriales que los implementan. De ahí que estas soliciten dinero por adelantado para cubrir los costos.

Otra serie de nuevos problemas tiene que ver con la preservación de los libros de acceso abierto, esto es, qué pasa si una editorial quiebra o abandona su página web: ¿dónde estarán los libros en 100 años más? Hasta el momento, no se sabe muy bien qué hacer. Además las tecnologías van cambiando y tal vez no se puedan leer los libros en los formatos en que fueron creados.

Modelos de negocios para los libros de acceso abierto

Los autores del estudio, lamentablemente, no presentan un cuadro comparativo de los diferentes modelos de negocios existentes, sino que presentan algunas ideas que ellos consideran claves en la creación de tales modelos: los libros de acceso abierto tienen que estar en sintonía con la misión de la editorial o de la universidad donde se alojen, es decir, no son un producto aparte, sino que parte de la misma actividad de la organización. Lo que es diferente es que tiene un conjunto de características propias, dada su tecnología y naturaleza, que necesita tener un conjunto de especialistas dedicados, que entiendan de qué se trata este negocio.

Por el momento, este nicho es pequeño y no se pueden esperar grandes inversiones en esta área. Todos están aprendiendo a medida que se desarrolla este sistema de publicaciones y, más bien, lo que hay es experimentación, para saber qué funciona y que no.

Sin embargo, los autores del estudio creen que es más probable que funcione en un ambiente cooperativo entre organizaciones, más que un solo actor sea el que domine este mercado. Si los costos pueden ser distribuidos de alguna manera, como por ejemplo una difusión internacional o una tecnología de fácil acceso entre diferentes actores, entonces es más probable que los autores de libros, las editoriales y los lectores se vean interesados en los libros de acceso abierto.

La pregunta es qué pasará cuando esta forma de publicación se transforme en el estándar y no la excepción como en el presente. Cómo lograrán los interesados recuperar los costos o generar ganancias de los libros de acceso abierto. Ante ello, los autores del estudio hacen un llamado a la transparencia de los procesos, con el ánimo de aprender de la experiencia de todos.

Por ejemplo, no hay consenso de qué es un libro de acceso abierto. Si una organización busca financiar uno de estos libros, ¿cómo se lo explicará a los patrocinadores a los cuales desea presentar el proyecto? Hasta el momento, hay ciertas experiencias que indican que los autores de libros, las editoriales y, en general, todos los actores involucrados en el proceso de creación, buscan que la información esté disponible con claridad, por ejemplo, una justificación de todos los elementos en los costos y la difusión, qué servicios están incluidos y cuáles son los excluidos para cada actor. También qué modelo de licencia se ocupará en los derechos de autor. Si hay ganancias, ¿cómo se repartirán? También qué pasará en el largo plazo, pues la obra se espera que perdure y que siga disponible por mucho tiempo.

Lo que es común frente a este escenario tan diverso, como ya se decía, es la mantención de la calidad. Todos aceptan los procesos ya establecidos, como la revisión por pares evaluadores, el cuidado de los editores, el trabajo de los correctores de textos y el propio trabajo intelectual de los autores de los libros.

La situación en Latinoamérica

Saliendo del documento de Ellen Collins y Caren Milloy, existen diversas experiencias en nuestros países. Por ejemplo, SciELO Libros (link) posee un catálogo de más de 700 libros, de los cuales 400 están en la modalidad de acceso abierto. Es un proyecto que comenzó en el año 2012 y ha crecido sostenidamente en Brasil y, por lo tanto, en idioma portugués.

En Argentina existen editoriales independientes que han explorado los libros de acceso abierto, como es el caso del Programa de Acción Colectiva y Conflicto Social (link). Su catálogo es limitado, pero lo interesante es la intención de divulgar investigaciones sociales a través de este modelo.

En Chile otra editorial independiente es Ariadna Ediciones (link), que se concentra en libros de humanidades, artes y ciencias sociales, también con pocas obras hasta el momento. Posee además de las versiones electrónicas gratuitas, versiones impresas que se pueden comprar a pedido. En el campo universitario, la Universidad de Chile tiene el Portal de Libros Electrónicos (link) con cerca de 500 libros, todos de acceso abierto, en los más diversos temas que los académicos de esta universidad han abordado.

En México existen varios modelos. Por ejemplo, algunos académicos de la Universidad Nacional Autónoma de México, ocupando software libre y bajo el hosting del Instituto de Física de la universidad, crearon CopIt arXives (link), siendo su libro más reciente de 2015. Empero, dentro de la misma universidad se encuentra el Instituto de Investigaciones Bibliotecnológicas y de la Información, que posee 250 libros de acceso abierto (link).

Dentro del catálogo del Instituto, se encuentra “El libro digital universitario: propuesta de un modelo de negocios” por Georgina Torres. Ella señala que el Primer Simposio Internacional del Libro Electrónico se realizó en México en el año 2011, donde se señalaba que solo el 7% de los libros publicados en Iberoamérica eran digitales (situación que no ha cambiado mucho hacia inicios de 2016).

Torres distingue tres modelos: suscripción, híbrido y acceso abierto. En el primero se paga, en el segundo el libro tiene un periodo de veda y en el tercero está completamente disponible.

Para el caso de los libros universitarios, una importante ventaja de la publicación digital es que no hay que almacenar los libros en bodegas, pues es muy frecuente escuchar la historia de libros que permanecen por años guardados, dado que las universidades tienen problemas para la distribución de las obras que mandan a imprimir.

Además, los libros universitarios son muy especializados: unos pocos investigadores, los profesores y los estudiantes tanto de pregrado (o grado) como postgrado. La calidad, dice la autora, está generalmente garantizada. El problema, de todas maneras, sigue siendo la distribución: cómo llegar a los lectores que son el público buscado.

En cuanto a los costos, si bien no hay costos de impresión, todos los otros costos se mantienen. La pregunta también es si las editoriales universitarias quieren ganar algo de dinero con los libros o tal vez los mismos autores quieran obtener algún beneficio económico. Para ello, dice Torres, es mejor transparentar las decisiones de todos los actores involucrados. Finalmente, la autora cree que las bibliotecas universitarias jugarán un rol de vital importancia en estos nuevos formatos de divulgación.

Para nosotros, editores latinoamericanos, nos queda la exploración de estos modelos y compartir nuestras experiencias. Bienvenidos entonces los libros de acceso abierto.

Referencias

Collins, E. y Milloy, C. 2016. OAPEN-UK final report: a five-year study into open access monograph publishing in the humanities and social sciences. Bristol: JISC. (link)

Torres, G. 2015. El libro digital universitario: propuesta de un modelo de negocios. México: UNAM. (link)

buenaspracticas

Principios de transparencia y buenas prácticas en las publicaciones académicas

Claire Redhead
OASPA

Nota: Esta es una versión en español de Principles of Transparency and Best Practice in Scholarly Publishing, publicado en http://oaspa.org/principles-of-transparency-and-best-practice-in-scholarly-publishing-2/ el 22 de junio de 2015. Fue traducido por Amanda Loyola H. Corrección y edición final de  Manuel Loyola, editor de la revista Izquierdas.

Introducción

El Comité de Ética de la Publicación (COPE), el Directorio de Revistas de Acceso Abierto (DOAJ), la Asociación de Editores Académicos de Acceso Abierto (OASPA), y la Asociación Mundial de Editores Médicos (WAME), son organizaciones académicas que han visto aumentar  el número y calidad de las postulaciones para membresías. Nuestras organizaciones han colaborado en un esfuerzo de identificar principios de transparencia y buenas prácticas para publicaciones académicas y para clarificar que estos principios son parte del criterio con el que las postulaciones son evaluadas. Estos criterios se derivan en gran parte de aquellos desarrollados por el Directorio de Revistas de Acceso Abierto. Notar que criterios adicionales pueden también ser usados por cada organización académica. Las organizaciones no compartirán información sobre las postulaciones recibidas. No buscamos desarrollar o publicar una lista de editores o revistas que haya fallado en demostrar que cumplen los criterios de transparencia y buenas practicas.

Esta es la segunda versión de un trabajo en desarrollo (publicado en Junio 2015); la primera versión estuvo disponible por OASPA, en Diciembre 2013. Alentamos su amplia difusión y recibimos feedback sobre los principios generales y los criterios específicos. El detalle de las organizaciones se encuentra más abajo.

Sobre el comité de ética de la publicación

COPE asesora a editores  en todos los aspectos de la ética de publicación y, en particular, en cómo manejar casos de mala conducta en investigación y publicación. También provee un foro para sus miembros para discutir casos individuales. COPE no investiga casos individuales pero favorece que los editores se aseguren de que los casos sean investigados por autoridades apropiadas (usualmente una institución de investigación o el empleador). De todos los miembros de COPE se espera que sigan los Códigos de conducta para editores de revistas.

Sobre el directorio de revistas de acceso abierto

La misión del DOAJ es: curar, mantener y desarrollar una fuente de información confiable sobre revistas académicas de acceso abierto en la web; verificar que las entradas de la lista cumplan con estándares razonables; aumentar la visibilidad, diseminación, detectabilidad y atracción de revistas de acceso abierto; permitir que académicos, bibliotecas, universidades, financiadores de investigación y otras partes interesadas, se beneficien de la información y servicios entregados; facilitar la integración de revistas de acceso abierto en servicios bibliotecarios y agregadores; asistir, donde sea posible, a editores y sus revistas, para que logren estándares de publicación digital razonables; y ayudar en la transición del sistema de comunicación y publicación académica hacia un modelo que sirva a la ciencia, la educación superior, la industria, la innovación, las sociedades y las personas. A través de este trabajo, DOAJ cooperará y colaborará con todas las partes interesadas para trabajar hacia estos objetivos.

Sobre la asociación de editores académicos de acceso abierto

OASPA es una Asociación establecida en 2008 para representar los intereses de editores de acceso abierto de manera global en todas las disciplinas científicas, técnicas y académicas. Esta misión será llevada a cabo a través del intercambio de información, el establecimiento de estándares, el desarrollo de modelos, defensa, educación, y promoción de innovación.

Sobre la asociación mundial de editores médicos

WAME es una Asociación global sin fines de lucro basada en el voluntariado de editores de revistas médicas peer-reviewed (revisadas por pares) que buscan fomentar la cooperación y la comunicación entre editores; mejorar los estándares editoriales; promover el profesionalismo en la edición médica a través de la educación, la autocrítica, y la autorregulación; y promover la investigación en los principios y prácticas de la edición médica. WAME desarrolla políticas y recomendaciones de buenas prácticas para editores de revistas médicas y tiene un programa para editores que se espera que los miembros sigan.

Principios de transparencia

  1. Proceso evaluación de pares (peer review): El contenido de una revista debe indicar claramente si está o no sometido a la evaluación por pares. El peer review se define como el modelo de obtención de consejos sobre manuscritos individuales por parte de revisores expertos en un área y que no son parte del staff editorial de la revista. Este proceso, así como cualquier política relacionada con los procedimientos peer review de la revista, deben estar claramente descritos en la página web de la revista.
  2. Órganos de gobierno: Las revistas deben tener consejos editoriales u otro tipo de órgano de gobierno donde los miembros sean expertos reconocidos en las áreas disciplinarias que definen a la revista. Los nombres completos y afiliaciones de los editores deben aparecer en la página web de la revista.
  3. Equipo editorial/información de contacto: Las revistas deben proveer de los nombres completos y afiliaciones de los editores de la revista en la página web de ella, así como también la información de contacto de la oficina editorial.
  4. Pagos de autores: Cualquier cargo o pago que sea necesario para procesar un manuscrito o para materiales de edición en la revista, debe ser claramente establecido en un lugar que sea fácil de encontrar para potenciales autores antes de entregar sus manuscritos para la revisión, o antes de que preparen los manuscritos.
  5. Derechos de autor: La información de derechos de autor y licencias de estar claramente descrita en la página web de la revista, y los términos de licencia deben ser indicados en todos los artículos publicados, tanto en HTML como en PDF.
  6. Proceso de identificación y tratamiento de acusaciones de mala conducta en la investigación: Los editores deben seguir pasos razonables para identificar y prevenir la publicación de papers (artículos) en cuya investigación/elaboración se ha incurrido en malas conductas, incluyendo el plagio, la manipulación de citas, y la fabricación o falsificación de datos, entre otros. En ningún caso debe la revista, o sus editores, fomentar tales malas conductas, o permitir que esas conductas ocurran. En el evento de que un editor sea informado sobre cualquier acusación de mala conducta relacionada con un artículo publicado en una revista, este debe seguir los lineamientos de COPE (o equivalentes) para tratar con ellos.
  7. Propiedad y manejo: La información sobre propiedad y/o manejo de una revista debe estar claramente indicada en la página web de la revista. Los editores no deben usar los nombres de organizaciones (o de la revista) que puedan confundir a autores y editores potenciales sobre la naturaleza del dueño de la publicación.
  8. Sitio web: El sitio web de una revista, incluyendo sus textos, deben demostrar preocupación por los altos estándares éticos y profesionales. No debe contener información confusa, incluyendo cualquier intento de imitar a otro sitio.
  9. Nombre de la revista: El nombre de la revista debe ser único y no ser tal que sea fácilmente confundible con otra revista, o que confunda a potenciales autores y lectores sobre el origen de la revista o su asociación con otras revistas.
  10. Conflictos de interés: Una revista debe tener políticas claras sobre el manejo de potenciales conflictos de interés de editores, autores, y revisores y estas políticas deben estar claramente establecidas.
  11. Acceso: Se debe establecer la o las formas en que la revista y sus artículos están disponibles a los lectores, si existe una suscripción asociada o pagos para acceder a los artículos.
  12. Fuentes de ingreso: Los modelos de negocio y las fuentes de ingreso (ej: pagos de autores, subscripciones, publicidad, reediciones, ayuda institucional u organizacional) deben estar claramente establecidos, o deben ser evidentes en el sitio web de la revista.
  13. Publicidad: En caso que corresponda, las revistas deben establecer su política de publicidad, incluyendo qué tipos de avisos serán considerados, quién toma las decisiones sobre la aceptación de avisos, si ellos están ligados al contenido o el comportamiento del lector (online), o si se exhiben de forma aleatoria.
  14. Calendario de publicación: La periodicidad con la que la revista se publica debe estar claramente indicada.
  15. Archivo: El plan de soporte electrónico y preservación de acceso del contenido de una revista (por ejemplo, acceso a los artículos principales a través de CLOCKSS o Pub MedCentral) en el evento de que una revista deje de ser publicada, debe estar claramente indicado.
  16. Marketing directo: Cualquier actividad de marketing directo, incluyendo la solicitud de manuscritos para la revista, debe ser apropiada, bien dirigida y discreta.

En el evento de que una organización miembro viole estas buenas prácticas u otros requerimientos específicos, OASPA/DOAJ/COPE/WAME deben, en una primera instancia, trabajar con ellas para tratar cualquier problema que haya surgido. En el evento de que la organización miembro sea incapaz o no quiera tratar estos problemas, su membresía será suspendida o cancelada. Todas las organizaciones miembros, tienen procedimientos para tratar problemas que surjan en las revistas.

calidad_editorial

Investigación sobre la calidad editorial

Francisco Osorio
Cinta de Moebio

En la revista Palabra Clave (La Plata) fue publicado en el 2015 el artículo “Calidad editorial y calidad científica en los parámetros para inclusión de revistas científicas en bases de datos en acceso abierto y comerciales”, por Cecilia Rozemblum, Carolina Unzurrunzaga, Guillermo Banzato y Cristian Pucacco.

Tal como los autores señalan, que una revista esté o no esté dentro de un sistema indexador se ha transformado “en una cuestión de Estado”, es decir, no da lo mismo hoy en día dónde publicamos y por ello se hacen grandes esfuerzos para que las revistas académicas ingresen a los prestigiados índices por todos reconocidos.

En este marco, los autores distinguen dos conceptos. El primero es la calidad científica de los artículos publicados en las revistas, basada fundamentalmente en el sistema de evaluación por pares, así como en otros criterios, tales como la exigencia de originalidad (o si el artículo es citado por otros estudios se podría agregar). El segundo es calidad editorial. Por este concepto entienden los aspectos formales y de procedimientos de la revista que aseguran la calidad de todo el proceso de publicación. En otras palabras, si la calidad científica está asociada al autor, la calidad editorial está relacionada al editor.

Luego estudiaron los criterios por los cuales ciertos sistemas de indexación permiten que las revistas se incorporen a los mismos. Estos fueron: Catálogo Latindex, RedALyC, SciELO, SCOPUS y WoS (llamado comúnmente ISI). Como los sistemas indexadores poseen diferentes criterios, los autores los agruparon en tres grandes grupos: calidad editorial (normas y procedimientos), calidad del contenido (revisión de pares, originalidad) y visibilidad (elementos que posibilitan ampliar la difusión, distribución, uso y público lector).

Un importante descubrimiento es que la mayor cantidad de criterios tienen que ver con la calidad editorial, el segundo con la visibilidad y el tercero con la calidad del contenido. Para WoS, por ejemplo, la calidad editorial agrupa el 68% de sus indicadores. En cambio, para Scopus lo más importante es la visibilidad, agrupando un 47% de sus indicadores.

Lo anterior quiere decir que es clave el trabajo del editor, pues en sus hombros está la responsabilidad de lograr la mejor gestión posible antes de la postulación de su revista a estos indexadores. Los autores de los artículos en promedio importan un 20% en la decisión de los sistemas de indexación.

Otro hallazgo de esta investigación es que dentro de los aspectos de calidad editorial, la originalidad y la evaluación por pares poseen un 7% cada una de importancia. Tal vez se deba a que se da por obvio que son criterios que todos los artículos cumplen hoy en día y es más una condición de partida que otra cosa.

En el fondo, los autores están preocupados que la calidad científica esté siendo reemplazada por la calidad editorial. Ahora bien, visto desde nuestra perspectiva de editores de revistas, debemos buscar un balance entre la calidad científica y la calidad editorial, pues ambos son procesos complementarios. El problema es que el contexto hoy presiona a los editores, pues los autores pueden ocupar sistemas online que no necesitan revistas (no es el estándar, pero hay diferentes canales de comunicación científica en estos tiempos).

Referencia

Rozemblum, C; Unzurrunzaga, C; Banzato, G. y Pucacco, C. 2015. Calidad editorial y calidad científica en los parámetros para inclusión de revistas científicas en bases de datos en Acceso Abierto y comerciales. Palabra Clave (La Plata) 4(2): 64-80.

pares

Acerca de la revisión por pares

Mónica Barrientos
Revista Catedral Tomada

Uno de los puntos importantes en el proceso de publicación en revistas académicas es la revisión por pares, peer review o revisión arbitrada, ya que actualmente es una de las estrategias más usadas para garantizar la calidad y objetividad de la investigación científica. Sin embargo, también es uno de los puntos más conflictivos, como lo discutimos muchos editores y directores de revistas en el último encuentro de LATINOAMERICANA en Santiago de Chile. Las discusiones que compartimos llegaron a un punto en común: ¿cómo lograr que el proceso de revisión sea más eficaz y eficiente?

En el artículo “The evolution of peer review as a basic for scientific publication: directional selection toward a robust discipline?”, Ferreira et. al. (2015) plantea diferentes problemas en relación a este sistema, argumentando que esta técnica se resiste a los cambios en las prácticas de publicación y que ha agudizado las vulnerabilidades de este sistema. La autora destaca tres debilidades:

  1. El carácter voluntario de la revisión por pares, ya que estos “pares” participan en el proceso solo si lo desean.
  2. La disparidad de criterios de revisión en las revistas científicas.
  3. La falta de reconocimiento “tangible” por el servicio prestado a la comunidad científica.

Cada una de estas debilidades hace que el proceso sea extremadamente lento, muy subjetivo y con calidades variables, resultando un problema para las revistas, ya que, según datos entregados en la investigación, los revisores han disminuido considerablemente en los últimos años.

Por lo tanto estamos frente a un desafío que LATINOAMERICANA, como asociación de revistas académicas, debe considerar en su debate haciéndonos la siguiente pregunta: ¿Cómo mejoramos el sistema?

Sin la intención de plantear posturas definitivas, dejo algunas de las “medidas mitigadoras” que la autora sugiere:

  • Privatización de la revisión por pares y la participación obligatoria.
  • Armonizar los criterios de revisión por medio de guías y/o manuales con criterios consensuados (como es el caso de British Ecological Society)
  • Centralización en una plataforma, independiente de las revistas, con directrices y contenidos claros para facilitar la estandarización y transparencia en el proceso.

El debate queda abierto y nuestra tarea urgente y pendiente.

Bibliografía

Ferreria, C. et. al. 2015. The evolution of peer review as a basis for scientific publication: directional selection towards a robust discipline? Biological Reviews doi: 10.1111/brv.12185

autores

Página de Autor de Redalyc / ORCID

AutoresRedalyc es una plataforma que permite identificar los trabajos publicados en revistas indizadas en Redalyc y crear una página de autor.

Lanzamiento 20 de enero 2016 (hora de Chile)

El miércoles 20 de enero próximo, entre las 12:30 y las 13:10 horario de Chile, RedALyC llevará a cabo la presentación de la Página para Autores, donde académicas/os e investigadores/as podrán gestionar el conjunto de su producción científica y demás trabajos indexados. También podrán obtener su registro ORCID.

Para inscribirse, ingresar a: https://attendee.gotowebinar.com/register/2961058852771586305

Lanzamiento 25 de enero 2016 (hora de México)

El horario es 9.00 am (hora de México). Para este evento del 25, inscribirse en: https://attendee.gotowebinar.com/register/2443364797845151490

Más detalles en el siguiente video: