Editores científicos y métricas alternativas

Por Andréa Gonçalves do Nascimento (aandreafg@gmail.com) Maestra en Biblioteconomía por UNIRIO y autora de Guía Práctica de Altmetría para Bibliotecarios.

Fuente original: http://www.abecbrasil.org.br/novo/2016/06/editores-cientificos-e-as-metricas-alternativas/

Traducción: Manuel Loyola, Foro de Editores Científicos de Chile https://www.facebook.com/editorescientificoschile

***

A estas alturas es muy probable que la mayoría de los editores científicos en Brasil haya oído hablar de altmetrics (en portugués, altmetria; en castellano, altmétricas, o métricas alternativas), si bien no sepan lo que eso realmente significa y cuál es el impacto que puede tener sobre su trabajo.

En este blog se han publicado recientemente post de Átila Iamarino y Solange Santana apuntando a la importancia de las redes sociales y de las métricas alternativas para las revistas científicas. Ahora retomo el tema para hablar sobre los beneficios y algunos desafíos que enfrentan los editores para adoptar el uso esas herramientas.

La altmetría representa una nueva manera de medir el alcance o la influencia de los trabajos académicos, a partir de su repercusión online y en las plataformas de los medios de comunicación social. En lugar de medir el impacto de un trabajo considerando solamente las citas recibidas en otros trabajos publicados, la altmetría se propone proporcionar una visión más amplia del impacto, monitoreando actividades antes inexistentes o ignoradas, tales como interacciones en redes sociales, menciones en la prensa, revistas y blogs, o el uso de los resultados de investigación en políticas públicas, por citar algunos ejemplos.

La altmetría también permite observar otros tipos de producción que acompañan o están más allá de los artículos científicos, como son los conjuntos de datos, la literatura gris, informes, videos, posteos en blogs y otros contenidos de valor potencial.

Estas nuevas métricas pueden y deben ser usadas conjuntamente con los indicadores de impacto tradicionales, como los conteos de citas y la revisión de pares, a fin obtener una visión más comprehensiva del valor e influencia de un trabajo científico, tomando en cuenta los diversos aspectos donde tal trabajo demostró su impacto.

La mayoría de los autores desea saber cómo su trabajo es recibido por sus pares. Lo mismo ocurre con los editores de journals científicos. Uno de los beneficios de la altmetría es permitir que los autores vean dónde y por quién su investigación está siendo discutida y compartida, abriéndose una posibilidad de comunicación entre los investigadores o, aún más, revelando posibles desarrollos del trabajo de los que el autor ni siquiera tenía conocimiento. También puede descubrir que sus resultados no están siendo vistos o comentados, lo que le permite contar con antecedentes para mejorar su quehacer y la propia divulgación de su trabajo.

Toda esta dinámica también es útil para los editores científicos al usar las métricas alternativas no sólo para constatar la repercusión online de lo que publican, sino para tener una mejor comprensión de su audiencia, interactuando en las discusiones que puedan darse sobre algún artículo en blogs y sitios de medios sociales, aumentando la visibilidad del artículo y de la revista. Otro beneficio para los editores científicos radica en usar altmetrics para detectar temas candentes en su área, así como para identificar y analizar trabajos con alto potencial de citación futura a base de la repercusión online inmediata [1].

Cabe destacar que el aumento de la visibilidad y de la circulación de un artículo depende, en gran parte, del papel activo de los autores y editores en promover esos contenidos. En Estados Unidos y Europa la importancia de los medios sociales en la difusión de los trabajos académicos es reconocida por muchos autores, y los journals de grande tamaño, como Nature, Science, PLOS, y editoras internacionales, como Elsevier y Springer, hace bastante tiempo adoptaron estrategias de media sociales para la divulgación de sus contenidos, para potenciar el alcance de los artículos publicados en esas revistas. Las principales editoras académicas internacionales –Elsevier, BioMed Central, Nature, Springer, Emerald, Wiley, High Wire Press, Ingenta, Taylor & Francis– también han suscrito acuerdos con los proveedores de herramientas de altmetría, e incluyen métricas alternativas en sus artículos online.

Aparte del mainstream, los journals que más pueden beneficiarse de la altmetría son:(a) aquellos enfocados en nichos muy específicos, para quienes es importante conocer bien quiénes son sus lectores y posibles colaboradores, (b) revistas que no están cubiertas en los JCR y, por lo mismo, no poseen cálculos de impacto, y (c) aquellos destinados a un público bastante más amplio que el académico, como las publicaciones con trazas de divulgación científica. Para esos tipos de medios, que acostumbran a tener más dificultades para justificar su relevancia y la necesidad de recursos para mantenerse, la altmetría puede ayudar a revelar nuevas dimensiones de uso y de influencia, identificando tendencias a ser examinadas por los editores y conseguir nuevos autores sobre quienes han recaído indicadores positivos.

En Brasil, los editores científicos aún tienen un camino que recorrer para hacer un buen uso de los medios sociales y la altmetría y que estos los ayuden a mejorar el desempeño y el alcance internacional de sus publicaciones. Para ello, deben invertir en cambios que les permitan superar y vencer los desafíos que implica implementar con éxito tales recursos. Sabemos que la mayoría de las revistas brasileñas enfrenta la falta de recursos para crear y poner en ejecución una estrategia de marketing online; mas, la experiencia muestra que vale la pena invertir en el uso de redes sociales para aumentar la visibilidad, así como en herramientas de medición y análisis para entender mejor quién es el público que efectivamente accede a sus artículos. Revistas que han seguido ese camino destacan, entre los principales impactos percibidos, una respuesta inmediata en la cantidad de accesos, la diversificación del público de la revista, el aumento de la visibilidad de la publicación dentro y fuera de la institución de origen, un crecimiento del número de accesos al sitio de la revista -sobre todo a los artículos que más destacan en la divulgación-, el aumento en el número de propuestas y en la variedad institucional de los autores que allegan trabajos a la revista, además de una mayor preocupación por dialogar con su público [2, 3].

Existen diversas soluciones tecnológicas y múltiples recursos disponibles para que los editores científicos adopten el uso de media sociales (además de Twitter y Facebook, considere también la divulgación en LinkedIn y en redes sociales académicas, como Academia.edu o Mendeley) y de métricas alternativas (como Altmetric for Publishers y PLOS ALM, cuyo plugin puede ser instalado en la plataforma SEER). Independiente de la solución escogida, llamamos la atención respecto de algunas medidas que ciertamente colaboran mucho para garantizar el buen desempeño en esta actuación.

  • Construir una presencia en las redes sociales por medio de perfiles oficiales con actualización constante, ayuda a aumentar la visibilidad de los artículos y la oportunidad de que sean leídos, compartidos y comentados online.
  • Investigar y entender cuáles son las plataformas online más usadas por los lectores de su revista, el tipo de interacciones predominante en ese público (visualizaciones, downloads, participaciones, comentarios), y el tipo de contenido que recibe más atención, puede ayudar a los editores a planear mejor la divulgación online de los artículos publicados.
  • Usar un identificador digital único para los artículos, como el DOI, que es usado por las herramientas de altmetría para rastrear y medir de forma inequívoca las citaciones online.
  • Incentivar a los autores a usar y mantener actualizado su registro de autor en ORCID, con links para la producción publicada en las revistas brasileiras.

Se debe recordar que las métricas alternativas complementan (y no sustituyen) a los indicadores tradicionales basados en citas, que continúan siendo ampliamente aceptados y reconocidos por la comunidad académica. Siempre que sea posible, lo ideal es utilizar una combinación de diferentes métricas para dar una visión más completa sobre el impacto o la influencia de los artículos (y las revistas). La altmetría es un área relativamente nueva, no obstante, es una tendencia que no puede ser ignorada; de hecho, ya está siendo explorada por editores científicos de otros países para medir y comparar la influencia de sus publicaciones. La internacionalización de nuestras revistas ciertamente pasa por la adopción de los mismos patrones y tecnologías usadas por esos países.

Referencias

[1] BRODY, T; HARNAD, S; CARR, L. Earlier web usage statistics as predictors of later citation impact. Journal of the American Society for Information Science and Technology, v. 57, n. 8, p. 1060–1072, 2006.

[2] BENCHIMOL, J. L; CERQUEIRA, R. C; PAPI, C. Desafios aos editores da área de humanidades no periodismo científico e nas redes sociais: reflexões e experiências. Educação e Pesquisa, São Paulo, v. 40, n. 2, p. 347-364, abr./jun. 2014.

[3] MEDEIROS, C. F; BARATA, G. Em busca de maior visibilidade, periódicos brasileiros investem nas redes sociais. In: Workshop de Editoração Científica, 8, 2014, Campos do Jordão. Anais… Campos do Jordão: Associação Brasileira de Editores Científicos, 2014.

Investigación sobre la calidad editorial

Francisco Osorio
Cinta de Moebio

En la revista Palabra Clave (La Plata) fue publicado en el 2015 el artículo “Calidad editorial y calidad científica en los parámetros para inclusión de revistas científicas en bases de datos en acceso abierto y comerciales”, por Cecilia Rozemblum, Carolina Unzurrunzaga, Guillermo Banzato y Cristian Pucacco.

Tal como los autores señalan, que una revista esté o no esté dentro de un sistema indexador se ha transformado “en una cuestión de Estado”, es decir, no da lo mismo hoy en día dónde publicamos y por ello se hacen grandes esfuerzos para que las revistas académicas ingresen a los prestigiados índices por todos reconocidos.

En este marco, los autores distinguen dos conceptos. El primero es la calidad científica de los artículos publicados en las revistas, basada fundamentalmente en el sistema de evaluación por pares, así como en otros criterios, tales como la exigencia de originalidad (o si el artículo es citado por otros estudios se podría agregar). El segundo es calidad editorial. Por este concepto entienden los aspectos formales y de procedimientos de la revista que aseguran la calidad de todo el proceso de publicación. En otras palabras, si la calidad científica está asociada al autor, la calidad editorial está relacionada al editor.

Luego estudiaron los criterios por los cuales ciertos sistemas de indexación permiten que las revistas se incorporen a los mismos. Estos fueron: Catálogo Latindex, RedALyC, SciELO, SCOPUS y WoS (llamado comúnmente ISI). Como los sistemas indexadores poseen diferentes criterios, los autores los agruparon en tres grandes grupos: calidad editorial (normas y procedimientos), calidad del contenido (revisión de pares, originalidad) y visibilidad (elementos que posibilitan ampliar la difusión, distribución, uso y público lector).

Un importante descubrimiento es que la mayor cantidad de criterios tienen que ver con la calidad editorial, el segundo con la visibilidad y el tercero con la calidad del contenido. Para WoS, por ejemplo, la calidad editorial agrupa el 68% de sus indicadores. En cambio, para Scopus lo más importante es la visibilidad, agrupando un 47% de sus indicadores.

Lo anterior quiere decir que es clave el trabajo del editor, pues en sus hombros está la responsabilidad de lograr la mejor gestión posible antes de la postulación de su revista a estos indexadores. Los autores de los artículos en promedio importan un 20% en la decisión de los sistemas de indexación.

Otro hallazgo de esta investigación es que dentro de los aspectos de calidad editorial, la originalidad y la evaluación por pares poseen un 7% cada una de importancia. Tal vez se deba a que se da por obvio que son criterios que todos los artículos cumplen hoy en día y es más una condición de partida que otra cosa.

En el fondo, los autores están preocupados que la calidad científica esté siendo reemplazada por la calidad editorial. Ahora bien, visto desde nuestra perspectiva de editores de revistas, debemos buscar un balance entre la calidad científica y la calidad editorial, pues ambos son procesos complementarios. El problema es que el contexto hoy presiona a los editores, pues los autores pueden ocupar sistemas online que no necesitan revistas (no es el estándar, pero hay diferentes canales de comunicación científica en estos tiempos).

Referencia

Rozemblum, C; Unzurrunzaga, C; Banzato, G. y Pucacco, C. 2015. Calidad editorial y calidad científica en los parámetros para inclusión de revistas científicas en bases de datos en Acceso Abierto y comerciales. Palabra Clave (La Plata) 4(2): 64-80.

FONDECYT (Chile) y sus criterios de evaluación editorial: desafíos de la comunidad universitaria

Manuel Loyola, editor académico / IDEA, USACH (manuel.loyola@usach.cl)
publicado con una licencia creative commons cc-by 4.0

Atender a las indicaciones que en materia de diseminación de resultados de investigaciones sustentan y promueven los Grupos de Estudio (GE) del Fondo Nacional para el Desarrollo Científico y Tecnológico (FONDECYT), es una manera bastante concreta de acercarnos a los criterios y prácticas puestos en marcha por la institucionalidad del sector respecto del crucial asunto de la comunicación de las ciencias en nuestro país, cuestión que, como se observará, está circunscrita a claras intenciones en torno al cómo y el dónde debería verificarse esa comunicación para resultar favorablemente considerada, llegado el momento de acudir a los recursos administrados por aquella institucionalidad.

Sobre el punto, señalemos que a los GE les corresponde instruir a los postulantes y ejecutantes de proyectos, respecto de los medios o canales (editoriales y revistas) y formatos (artículos, libros, monografías) que ellos deberían priorizar a fin de alcanzar los máximos puntajes cuando, por vía de las postulaciones, soliciten financiamiento al sistema público de becas y fondos dispuestos para la investigación científica y tecnológica [1].

Sin pretender generalizar, y cuidándonos de no sacar conclusiones apresuradas, la finalidad de apreciación que persigue esta nota, sólo se sustentará en un fragmento reducido de observación, es decir, no abordaremos la totalidad de los GE (25 en total), sino apenas cuatro de ellos. Siendo pequeña la muestra, estimamos que la misma de todos modos nos sirve para fundar más de alguna opinión sobre el asunto que aquí nos mueve: el tipo de exigencias de indización que se deben cumplir por parte de investigadores nuevos o en desarrollo de las áreas de las Humanidades y las Ciencias Sociales, en el evento que ellos pretendan auspicio FONDECYT para sus investigaciones.

Los GE seleccionados son los de Historia, Filosofía, Ciencias Jurídicas y Políticas, y Educación. La fuente de antecedentes corresponde a los Criterios de Evaluación Curricular, Concurso Regular 2016 que, salvo muy mínimas variaciones, aplican, a la vez, para los concursos de Postdoctorados y de Iniciación, de manera que nuestro ejercicio cubre todas las tareas asignadas a los GE.

Libros y monografías

La primera impresión que salta a la vista es la preeminencia que en todos los criterios ocupa la publicación en formato libro. En sus variadas modalidades de participación (autor único, coautor, editor, traductor), en general las monografías representan prácticamente el 60% del total de las publicaciones a ser consideradas. En particular, en las especialidades de la Historia y las Ciencias Jurídicas y Políticas (CJP), el peso relativo de este este tipo de formatos dispone de una relación de 2:1 respecto de los artículos de revistas.

Sobre por qué este comportamiento, si consideramos que en áreas como la historia y la política desde hace un par de décadas se viene mostrando una fuerte producción y movilidad temático/autoral en publicaciones periódicas, es un asunto que probablemente se vincule a la tradición que en estas disciplinas ha tenido del valor del libro, hecho que se vuelve aún más evidente en el caso de las CJP. ¿Correspondería, de todas formas, que la gravitación de las monografías siga sobreponiéndose a los artículos de una manera tan elocuente? Señalemos, a la vez, que este rol no sólo atinge al número de alternativas de puntuación que se le asigna al objeto libro –favoreciéndose, en consecuencia, a quienes participen de él- sino, a la vez, a la propia ponderación segmentada de puntos, donde la presencia del libro, en especial si se es autor único, cuenta siempre y en todos los grupos, con la mayor puntuación.

Sin duda que dar cuenta de un libro -propio o en coautoría- por un investigador, implica una presencia de suyo relevante y, en cuanto tal, debe ser relevada. Pero ello bien puede ser un sesgo que, de entrada, juega en contra de candidatos noveles que, por distintas causas, a lo sumo podrían ofrecer algunos artículos y no precisamente en revistas de corriente principal.

Ligado a lo recién dicho, está también que los mayores puntajes en libros están reservados para editoriales de “reconocido prestigio nacional e internacional” (más externas que internas, en todo caso), relevantes en el área, con comité editorial y/o referato externo, en lo posible; es decir, todas condiciones que, siendo laudables, no se hacen cargo de las realidades en que se desenvuelve la mayor parte de la academia chilena. Por supuesto, no se trata de que los GE deban mejorar la edición nacional, tanto de la comercial como de la universitaria. No es su tema, está claro. Lo que sí podrían considerar, en vistas a modificaciones en plazos variados, es ver cómo evitan o morigeran que la producción intelectual que financia el sistema público, siga estando al arbitrio de entes editoriales frecuentemente comerciales, al margen de los fines públicos de la investigación y que se apropian de derechos de autor haciendo pingües negocios a nivel internacional, como ocurre, por ejemplo, con Thomson Reuter. Ciertamente, la interrogante aquí es saber si la labor del sistema de evaluación curricular y los GE estarían en disposición de alentar o aportar a un “modelo de negocio” que efectivamente favorezca a los potenciales destinatarios directos: las comunidades científicas locales y públicos en general.

No estará demás mencionarlo, pero acerca de dicha finalidad social, resulta más que evidente que los primeros protagonistas en hacer las cosas de manera distinta, deberían ser las propias universidades y demás organizaciones científicas con aporte total o parcial de dineros del Estado. Respecto de las universidades, la necesidad de llevar a cabo un adecuado y financiado vehículo de edición del sector en términos de consorcio, sería una de las formas más atinadas de responder, tanto al provecho social ya dicho, como a la promoción de una carrera académica y de investigación con posibilidades de ingreso más parejas, en especial para la nuevas generaciones de estudiosos.

La lógica sesgada y limitada (anticuada) con que se abordan los asuntos de evaluación editorial en comento, tampoco refieren a las nuevas circunstancias de difusión y uso de datos y contenidos científicos. Esto es, criterios sobre si las obras (libros) están o no en acceso libre en línea (por ejemplo, en repositorios temático o institucionales); si cuentan con licencias copyleft (tales como creative commons) que favorecen la consulta y uso; si se ofrecen otras alternativas de medición de impacto (asociadas a Altmetrics, aparte de los inamovibles Índices de Impacto SJR o JCR); o si están o no en plataformas Open Books internacionales (PKP, OpenEdition, otras), etc., deberían ya ser parte de la cultura evaluativa en curso. De igual modo, siendo un asunto crucial, también el referato de contenidos podría variar en sus consideraciones más allá de si es propio o externo a la editorial: en el presente, la tendencia es a referatos abiertos (aun manteniendo la reserva de las identidades de quienes lo realizan). Finalmente, los mismos resultados de evaluaciones de pares, en los casos en que califiquen, son hoy tenidos como productos científicos de enorme valor, convirtiéndose en una de las formas más interesantes de vía o construcción de carrera científica de los investigadores jóvenes [2].

¿Cuáles son las editoriales relevantes o de reconocido prestigio? Salvo la lista que agrega el GE CJP [3], nada más aclara el punto ¿Por qué? ¿Es que es un asunto sabido aun por los más jóvenes? No lo creo. Tratándose de literatura especializada, y dadas las preferencias tácitas, se puede suponer que estas editoriales son Elsevier, Thomson Reuter, Sage y algunas otras, esto es, las que, de acuerdo al diseño institucional chileno, concentran o lideran la comunicación científica [4]. El listado de CJP ofrece un conjunto amplio de nombres: en un 98%, se trata de editoriales extranjeras. En el caso de las chilenas, sólo Catalonia y Lom podrían considerarse nacionales, pues se anota aquí a Fondo de Cultura Económica (mexicana) y otras ya absorbidas por la industria editorial foránea. Obviamente, no hay ninguna editorial universitaria de nuestro medio. Los sellos editoriales universitarios del país, más por descarte que por mención directa, son de alguna manera tenidos en cuenta en los criterios de evaluación, pero claramente se hace con relación a aquellas instancias con puntajes muy menores, con o sin referato.

¿Son malas las ediciones universitarias en Chile? ¿En qué fallan? ¿Se puede hacer algo con ellas? Por cierto que estas interrogantes podrán ser opinadas por los GE, pero no resueltas.

Artículos y revistas

Además de poseer –como ya fuera dicho- una proporción cuantitativa menor a las monografías, la importancia en puntaje de los artículos está, una vez más, en directa vinculación con la plataforma de indexación que los aloja: la calidad inherente de la revista (journal) no interesa; sólo da puntaje –en guarismos que varían del 3 a los 20 puntos, siendo lo más recurrente el trecho que va de los 7 a 10- el escrito científico cuyo soporte esté admitido en bases o índices definidos como los de primer orden: WoS y Scopus, seguidos de otros con menores blasones: SciELO y Catálogo Latindex. Otros recursos, si bien aceptados tácitamente, proporcionan de igual forma puntos, aunque de los niveles más escasos.

Se establece así una estratificación donde la alcurnia máxima está dada por las revistas que son parte de los core colletion de WoS y Scopus, escoltadas por otras que, si bien, no son del corpus de las notables, sí logran tener Índice de Impacto, sin duda, la contio sine qua non para obtener 10 o más puntos [5]. Peldaños más abajo, las publicaciones en Catálogo Latindex y SciELO reparten, en promedio, la mitad de los puntos que ofrecen WoS y Scopus, sin que ello cuente con una justificación amplia y clara, que vaya más allá de la rutilancia del star system de la comunicación científica.

En el plano de las bases de indexación y revistas que recogen escasos puntos sin que se las señale explícitamente, como sí ocurre con las anteriores, podemos citar a Dialnet, RedALyC, BIBLAT (CLASE y Periódica), REDIB, Revues.org, DOAJ, entre las más conocidas en nuestra región. En general, todas ellas proceden, en sus requisitos y modalidades de aceptación, de manera muy parecida que las exigencias establecidas por SciELO, WoS o Scopus, si bien pueden darse algunas diferencias metodológicas que en ningún caso son sustanciales, y más bien responden a la inevitable diferenciación de perfiles. Como se señalara respecto de los libros, no hay en los criterios de los GE otras bases que no sean las de la tradición y, aun, del conservadorismo, no poniéndose atención a la dinámica actual de la difusión científica, crecientemente favorable a la diseminación en texto completo, sin trabas legales, administrativas ni financieras, y avaladas por mediciones de impacto socialmente ampliadas, y no puramente insertas en citaciones reducidas y corporativamente determinadas. Los elementos de este nuevo modelo (modelo emergente, sin duda) aparecen altamente factibles de ser tomados en nuestro medio en la medida que, en lo que toca a la fuente de sustentación financiera aquí consultada, responde a recursos públicos, base que justifica y legitima que los procesos y resultados de la investigación (datos, textos, evaluaciones, bancos de objetos, software, patentes, etc.) sean puestos a la consulta y uso abierto, aun si, en ciertos casos, deban pasar por vedas, moratorias, autorizaciones, resguardos… que, de todos modos, no deberían obstruir indefinidamente su apertura.

Esta práctica, unida, obviamente, a políticas y apoyos públicos que involucren a las ciencias, tecnologías y estudios con numerosas otras áreas y procesos de la vida nacional, indudablemente que traería el cambio de paradigma en materias de evaluación curricular y accesos a los dineros del Estado ¿Qué justifica que los criterios de evaluación sigan atados, en su parte más decisiva, a los estrechos mecanismos de la industria editorial privada? ¿La calidad de sus procedimientos para fijar lo que es ciencia? ¿Las luces del mainstream asociado a ella? ¿La posibilidad de ser llevados a rankings y listados mundiales producidos y mantenidos por la misma industria y sus apoyos políticos transnacionales? ¿Qué aporta el star system editorial aparte de sus core collections y los beneficios de buenas relaciones con la burocracia público-privada del sector? Es sabido que el negocio en este ámbito reporta a las empresas y sus holdings miles de millones de dólares cada año. Sólo en Chile, país de tamaño minúsculo en asuntos de ciencias, los acuerdos del Estado con estos proveedores (vía consorcio CINCEL) implica varias decenas de millones de dólares.

Ni los mecanismos de aseguramiento de la calidad de los resultados a difundirse previstos por estas empresas son mejores o distintos a los de otros mecanismos de acreditación, ni los beneficios superan los costos. La racionalidad dominante es simple: la producción científica (universitaria o no) con participación estatal se nutre o sustenta en los recursos del Estado; los resultados, se someten a los dictados de las empresas internacionales, sea para su difusión con reconocimiento para efectos de concursos internos, sea para conseguir los servicios de consulta y lectura de una amplia “familia de productos”.

Desafíos

En estas páginas, en más de una oportunidad se ha referido que, en general, a los Grupos de Estudio no les corresponde, ni tienen las facultades para modificar los criterios de evaluación editorial aquí considerados; por tanto, sólo pueden ver y decidir en lo que se les asigna. Las implicancias y derivaciones del sistema de evaluación descrito no son, en última instancia, de responsabilidad de los GE y sus componentes [6].

Pero si bien no tienen la potestad para cambiar las reglas del juego, en lo que probablemente podrían incidir, es en la necesidad de promover transformaciones a las mismas para dar con mecanismos más idóneos y justos. Sin dar un listado completo, aspectos pertinentes a reconsiderar podrían ser:

  1. Incorporar a la puntuación, a otras bases, índices y plataformas de indexación de artículos y libros, tales como RedALyC, DOAJ, Dialnet, Biblat, Revues.org, Copernicus, Redib, Open Edition Books, BOAJ, Open Monograph Press, etc.
  2. Rediseñar la atribución de puntos según bases de indización y productos; en especial la biblioteca online SciELO debería contar con mayor puntuación
  3. Adoptar criterios de medición e impacto de productos y autores más allá de los índices de impacto WoS y Scimago (opciones alter-métricas, según Manifiesto de Leiden http://www.nature.com/news/bibliometrics-the-leiden-manifesto-for-research-metrics-1.17351)
  4. Redefinir la condición de autor/res principales, coautores, secundarios. Alentar las autorías múltiples, variadas y, en lo posible, de más de un país.
  5. Admitir y favorecer en los criterios las publicaciones con licencias copyleft (creative commons y otras)
  6. Admitir y favorecer las publicaciones en acceso abierto (Open Access) irrestricto, en particular si ellas provienen de investigaciones financiadas con recursos públicos.
  7. Estudiar la ponderación de la apertura de datos (datasets) y su depósito en repositorios, como componente de los productos a evaluar.
  8. Acoger en igualdad de condiciones a las publicaciones post-print en repositorios institucionales, temáticos, públicos, nacionales e internacionales
  9. Considerar incorporar criterios de carrera de investigador, constatable mediante gestores de productos científicos tales como: repositorio CONICYT, Orcid; ResearchGate, Academia.edu, Mendeley, otros
  10. Prever la asunción de las anotaciones y comentarios de las evaluaciones de pares, como productos científicos de relevancia.
  11. Discutir un derrotero de acreditación (sello de calidad) para las editoriales académicas chilenas, sean o no universitarias. Existen experiencias y resultados externos (Brasil, Colombia, México) que podrían ayudar a nuestro propio trabajo.
  12. Llevar a cabo encuentros de opinión sobre estos y otros asuntos de comunicación científica y su evaluación, con especialistas nacionales y extranjeros. Se trata de que las instancias concernidas: editores, académicos, FONDECYT, etc.,  arriben a una agenda para las adecuaciones y cambios.

Con estas y otras iniciativas seguramente se conseguirían mejores procesos y resultados en general, evitándose, de paso, actuaciones tan bochornosas como la representada por la “base de indexación” denominada Actualidad Iberoamericana (http://www.citrevistas.cl/b2.htm), de evidente mala calidad. Es que en su afán por aparecer con revistas o trabajos indexados, no faltan los postulantes, y hasta académicos que, con buena o mala fe, acuden a tales bodrios, arrastrando, en su ignorancia, a más de alguna instancia formal de evaluación curricular.

Ahora bien, poco o nada se modificaría si en la perspectiva de cambios que suponemos necesaria, no entran a tañar, en primera fila, las universidades, ya como conjunto de académicos, ya como organización institucional. Los docentes e investigadores, los mismos que, en número variable, acuden a los llamados regulares de financiamiento público a sus proyectos, deberían alentar modificaciones en los modos de reconocimiento de su trabajo, cuestión que, de su parte, debe partir por colocar mayor atención a las crecientes innovaciones que se están gestando en la comunicación científica en la era del internet.  Correlacionado con ello, las estructuras institucionales de evaluación y de desempeño, también podrían abrirse a explorar las nuevas maneras de medición de la producción académica. En este punto, bien podrían ser ellas el eslabón donde se catalicen las iniciativas y prácticas surgentes, desempeñando un papel protagónico “hacia arriba” (las estructuras estatales) como “hacia abajo” (la comunidad académica y hasta los mismos estudiantes). Aspecto nodal de todo ello debería ser la habilitación de espacios de edición y difusión de la edición científicas (editoriales, revistas, líneas de libros, oficinas de edición, webs, repositorios, etc.) que materialicen y articulen lo necesario, superándose la habitual orfandad y falta de cohesión en que, de común, se debaten estos lugares cuando ellos existen.

Agradecimientos

Sin tener responsabilidad alguna en el resultado aquí expuesto, agradezco a Eduardo Devés, Felipe Cussen, Pablo Lacoste (IDEA/USACH) y Francisco Osorio (FACSO, U. de Chile), sus opiniones y sugerencias para la redacción final de esta nota.

 

Notas

[1] Esta tarea es parte de las funciones consideradas en la siguiente definición: “Los Grupos de Estudio representan un nivel de decisión intermedio entre los evaluadores externos y los Consejos Superiores de FONDECYT. Sus funciones son asesorar técnicamente a los Consejos Superiores en las tareas de selección de los proyectos que se presentan en cada concurso y evaluar los avances y resultados de aquellos en ejecución”, ver, http://www.conicyt.cl/fondecyt/grupos-de-estudios/ Para el detalle particularizado de este punto entre los GE, ver la fuente recién citada.

[2] Véase ejemplo de innovación en http://www.nature.com/news/annotating-the-scholarly-web-1.18900

[3] Ver http://www.conicyt.cl/fondecyt/files/2015/07/Ciencias-Jur%C3%ADdicas-y-Ciencias-Pol%C3%ADticas-Editoriales-de-Prestigio.pdf

[4] A nivel internacional, las editoriales anotadas no ocupan las primeras posiciones del prestigio; les anteceden otras, tales como Oxford University Press; Cambridge University Press, Routledge, Springer, entre otras.

[5] Los criterios de los GE de Cs Jurídicas y Políticas, y de Educación, son altamente exigentes al reservar los mejores puntajes a los trabajos que estén en revistas con Factor de Impacto, incluso colocando rangos específicos de los mismos, como acontece en el primero de los GE mencionados. Los GE de Historia y Filosofía no extreman tanto las cosas, conformándose con que los artículos (y revistas) estén, sin más, en Scopus y WoS. Una situación especial expresa el GE de Historia al homologar en puntos a las publicaciones adscritas a la base europea ERIH (hoy ERIH Plus), instancia, comparativamente, de muchísimo más rápido ingreso que las de Thomson y Elsevier.

[6] De acuerdo al Dr. Pablo Lacoste, las dificultades y tensiones no son privativas de los Grupos de Estudio considerados. En su desempeño en uno de los Comités de Área de la Comisión Nacional de Acreditación, menciona que la evaluación de programas de postgrado, entre otros elementos, también realiza mensuras de productividad de los académicos adscritos a ellos a base de preceptos similares a los empleados en FONDECYT, surgiendo constantes problemas. Expresamente, ilustra el tenor de los desencuentros como resultado de la ausencia de precisiones sobre quién o quiénes son autores titulares y quiénes no, o cómo se reconoce la actuación y aporte de las distintas personas que, de corriente, participan del producto final llamado investigación o publicación. Para un detalle de los Comités de Área de la CNA, ver https://www.cnachile.cl/Paginas/comite-area.aspx

La producción científica latinoamericana desde una mirada poscolonial

Nancy Sánchez Tarragó, Leilah Santiago Bufrem y Raimundo Nonato Macedo dos Santos

1. Introducción

La comunicación científica constituye una de las etapas fundamentales del proceso de investigación. Es ella la que fertiliza el estado de conocimiento existente, introduciendo nuevos saberes a las comunidades científicas y la sociedad en general. La comunicación científica se realiza a través de diferentes medios, entre ellos, aquellos consagrados por la práctica científica como los artículos, los libros y las actas de conferencia. A pesar de las diferencias de las prácticas de publicación entre las diferentes disciplinas y comunidades epistémicas, los sistemas de evaluación científica locales, nacionales y transnacionales atribuyen a los artículos un valor mayor por encima de otros medios de comunicación (LILLIS; CURRY, 2010).

nancy3

Nancy Sánchez

Los resultados comunicados a través de estos medios se han convertido en indicadores del desempeño científico de autores, comunidades y países, y son medidos y evaluados.  Estas mediciones han tenido cada vez más auge con el desarrollo de la Bibliometría, la Informetría y la Cienciometría y su utilización en los sistemas de evaluación y promoción de la investigación. La aparición y desarrollo de sistemas de información basados en grandes índices multidisplinares como Web of Science y Scopus, administradas por gigantes editoriales como Thomson Reuter y Elsevier, ha propiciado y sustentado ese auge de mediciones. Estas bases de datos que registran la producción científica publicada fundamentalmente en artículos de revistas y en menor medida en capítulos de libros y actas de congreso, ofreciendo sofisticadas herramientas para el conteo de citaciones y otras medidas de “influencia e impacto”, se han constituido en parangón de la calidad científica y medidas del aporte de estos resultados a la ciencia. Los artículos publicados en las denominadas revistas de corriente principal (mainstream journals), la inmensa mayoría en inglés y procedentes principalmente de países como Estados Unidos y Reino Unido, en menor medida, Holanda, Francia y Alemania, se consideran los más valiosos, los que constituyen contribuciones relevantes a la ciencia mundial y aquellos que cumplen con las “buenas prácticas” de hacer y comunicar ciencia.

leilah2

Leilah Santiago

Desde hace años, los sistemas de ciencia y tecnología de los países “periféricos”, se han visto en el dilema de concentrar esfuerzos para lograr que sus revistas nacionales sean indizadas en las bases Web of Science o Scopus, o que sus resultados sean aceptados en las revistas “de corriente principal”,  a través de su publicación en idioma inglés, en aras de incrementar la visibilidad internacional de la ciencia que producen. Como han alertado varios autores, esta práctica conlleva los peligros del debilitamiento de las revistas nacionales cuyas mejores contribuciones son absorbidas por revistas extranjeras, cayendo en un círculo vicioso de debilidad y devaluación (CETTO, 2000; DURRANT, 2004; JONHSON, 2006). Por otra parte, los artículos publicados en inglés, y en revistas muchas veces inaccesibles por sus costos para la comunidad científica donde se originó la investigación, pierden su “impacto” local y es dudoso que tengan un real impacto en otros contextos (en dependencia de la disciplina).

raimundo2

Raimundo Macedo dos Santos

Las bases de datos antes mencionadas clasifican las revistas a través de criterios aparentemente transparentes (citas, cumplimiento de estándares de publicación, metadatos en inglés, reputación de los cuerpos editoriales), pero que en la práctica se traducen en un sesgo hacia revistas publicadas en idioma inglés desde contextos anglófonos (LILLIS; CURRY, 2010), reflejando al final las dicotomías desarrollado/subdesarrollado, centro/periferia, primitivo/moderno, propias de la lógica geopolítica del capitalismo global.

Este artículo asume el enfoque de pensadores latinoamericanos como Enrique Dussel, Edgardo Lander, Walter Mignolo, Anibal Quijano, Santiago Castro-Gómez, Catherine Walsh, entre otros, con su teoría de la modernidad/colonialidad y crítica al eurocentrismo. Esta perspectiva, inscrita en el marco de los denominados estudios postcoloniales, critica al pensamiento hegemónico de que los saberes producidos por Europa Occidental (y Estados Unidos) son los únicos que pueden ser considerados universales, valiosos y que constituyen el modelo obligatorio a seguir para el resto de las naciones y saberes en su trayecto hacia el desarrollo/modernidad. Sin embargo, como Catherine Walsh también podríamos preguntarnos qué autoridad tiene esta hegemonía para determinar qué es conocimiento y quiénes lo producen? (WALSH, 2007). ¿O por qué tenemos que pensar que lo que vale como conocimiento está en ciertas lenguas y viene de ciertos lugares, como diría Walter Mignolo? (WALSH, 2003).

Este artículo analiza algunas de las manifestaciones de la geopolítica del conocimiento que influyen en la perpetuación de la colonialidad del saber en las instituciones académicas latinoamericanas. Algunas de las preguntas que nos han guiado son: ¿Cuál es la influencia de la geopolítica del conocimiento, donde los centros de poder monopolizan y en muchos casos silencian la producción científica proveniente de otras regiones más “periféricas”, en la visibilidad y el reconocimiento (y auto-reconocimiento) de la ciencia latinoamericana? ¿Cómo influyen los conocidos sesgos de conformación de los índices bibliográficos (Web of Science y Scopus, por ejemplo), las hegemonías lingüísticas, los intercambios asimétricos y las políticas de publicación, evaluación y recompensa en esta  producción?

El artículo está estructurado de la siguiente manera. En la sección 2 se establece el marco de enunciación seleccionado: la perspectiva poscolonial que implica una crítica al eurocentrismo (y euroamericanismo) como ideologías que enaltecen la supremacía y universalidad de los saberes originados en Europa Occidental y Estados Unidos y a  la hegemonía geopolítica que estas ideologías establecen. En la sección 3 se discuten algunos factores geopolíticos que influyen en la visibilidad y reconocimiento de la producción científica de los países “periféricos”, con énfasis en América Latina. En la sección 4 se ofrecen consideraciones finales.

2. Crítica al eurocentrismo y a la geopolítica del conocimiento

Este artículo, basado en una investigación bibliográfica, asume el enfoque de filósofos y sociólogos latinoamericanos como Enrique Dussel, Edgardo Lander, Walter Mignolo, Anibal Quijano, Santiago Castro-Gómez, Catherine Walsh, entre otros, con su teoría de la modernidad/colonialidad y crítica al eurocentrismo, inscrita en un campo contemporáneo de investigación social: los estudios postcoloniales (CASTRO-GÓMEZ, 2005). Se utiliza también el enfoque “sistema-mundo” del sociólogo norteamericano Immanuel Wallerstein (1974) para presentar la polarización entre países “centrales” y “periféricos como resultado del desarrollo capitalista.

Geopolítica fue un término creado por el científico político sueco Rudalf Kjellen a finales del siglo XIX. Entre las nociones asociadas al término está la relación entre la ubicación geográfica de un Estado con respecto a otros y su su política exterior. Sin embargo, más allá de la ubicación geográfica, la geopolítica implica disputas de poder y correlación de fuerzas en el espacio mundial, conllevando dominación y asimetrías que no son solamente en términos militares, sino también económicas-tecnológicas, culturales y sociales (VESENTINI, 2000). Como plantea Vesentini, nuevos campos de lucha reflejan las relaciones de poder en el espacio mundial, desde la problemática medioambiental hasta las luchas por los derechos de las mujeres, de las minorías étnico-raciales, de poblaciones excluidas, entre otros. En este ámbito de crítica a las posiciones hegemónicas y de poderío asimétrico se inscriben los estudios poscoloniales, cuyo pilar fundamental es la crítica al eurocentrismo y a la geopolítica del conocimiento.

El eurocentrismo, como lo define Quijano: “es una perspectiva de conocimiento cuya elaboración sistemática comenzó en Europa Occidental antes de mediados del siglo XVII, aunque algunas de sus raíces son sin duda más viejas, incluso antiguas, y que en las centurias siguientes se hizo mundialmente hegemónica recorriendo el mismo cauce del dominio de la Europa burguesa. (QUIJANO, 2000, p.131)

Esta visión eurocéntrica, creada a partir de una experiencia y especifidad histórico-cultural,  introdujo una serie de saberes o valores coloniales bajo el mecanismo dual progreso-atraso, civilizado-bárbaro, para crear un halo de superioridad de los conquistadores respecto a los pueblos subordinados (SALAS, 2013), colocando esa especificidad como patrón de referencia superior y universal (LANDER, 2000). Este patrón implica que “otras formas de ser, otras formas de organización de la sociedad, las otras formas del saber, son trasformadas no sólo en diferentes, sino en carentes, en arcaicas, primitivas, tradicionales, premodernas […] ubicadas en un momento anterior del desarrollo histórico de la humanidad, lo cual dentro del imaginario [europeo] del progreso enfatiza su inferioridad” (LANDER, 2000, p.10).

Uno de los pilares fundamentales en los que se basó ese pensamiento hegemónico y patrón de poder fue la clasificación social de la población mundial sobre la idea de la raza (y la superioridad de la raza blanca), como naturalización de las relaciones coloniales de dominación entre europeos y no europeos (QUIJANO, 2000). Con la consolidación de Europa como centro del capitalismo mundial — gracias a la ventaja comparativa sobre el mundo otomanoislámico, India y China que otorgó el descubrimiento, conquista y colonización de América (DUSSEL, 1999) —, Europa no solo tenía el control del mercado mundial sino que pudo imponer su dominio colonial sobre todas las regiones y poblaciones del planeta, incorporándolas al “sistema-mundo” que así se constituía. Para ese mundo, eso constituyó una reconfiguración cultural e intelectual. Todas las experiencias, historias, recursos y productos culturales fueron articulados en un solo orden cultural global en torno a la hegemonía europea u occidental (QUIJANO, 2000).

Por tanto, como plantea Mignolo (2005), la geopolítica del conocimiento descansa en la dependencia histórico-estructural entre la metrópolis y las colonias, entre el imperialismo y el colonialismo en todos los planos: económico, político, epistémico y en la formación de subjetividades. El semiólogo argentino argumenta que fue fundamentalmente a partir del siglo XIX, con la guía de la Universidad Kantiana-Humboldtiana y a través del imperialismo británico y francés, que el estándar occidental del conocimiento se extendió. Y no solo se extendió sino que se convirtió en el criterio de juicio para colocar conocimientos en posiciones subalternas en comparación al locus del conocimiento hegemónico y para determinar las jerarquías epistémicas.  (MIGNOLO, 2005). A partir de 1945, Estados Unidos se convirtió en otro centro fundamental de este poder geopolítico.

Para Walsh (2007), además, esta perspectiva que mantiene al eurocentrismo como la única, o por lo menos, la más hegemónica perspectiva dominante del conocimiento está presente tanto en las universidades como en escuelas y colegios, exaltando la producción intelectual euro-norteamericana como ciencia y conocimiento universal y relegando el pensamiento del ‘sur’ al estatus de ‘saber localizado’. Como argumenta, se pierde de vista entonces que el conocimiento producido en Europa y Estados Unidos también es local. Asumiendo las palabras de Porto-Gonçalves (2003) puede decirse que lo que se critica aquí no es la idea del pensamiento universal, sino la idea de que hay sólo un pensamiento universal, originado de una subprovincia específica de Europa, la de habla inglesa, francesa y alemana.

2.1. Colonialidades: consecuencias de la geopolítica

El colonialismo, basado en la idea de la superioridad racial, cultural e intelectual de unos pueblos sobre otros, no terminó con la independencia de las colonias. En su lugar, dejó la impronta de la colonialidad. Al decir de Maldonado-Torres, esta constituye: “un patrón de poder que emergió como resultado del colonialismo moderno, pero que en vez de estar limitado a una relación formal de poder entre dos pueblos o naciones, más bien se refiere a la forma como el trabajo, el conocimiento, la autoridad y las relaciones intersubjetivas se articulan entre sí, a través del mercado capitalista mundial y de la idea de raza. Así, pues, aunque el colonialismo precede a la colonialidad, la colonialidad sobrevive al colonialismo” (MALDONADO-TORRES, 2007, p.131).

Por tanto, la categoría colonialidad hace referencia a ese ámbito simbólico y cognitivo (modos de vida, estructuras de pensamiento y acción, incorporadas al habitus de los actores sociales) donde se configura la identidad étnica de los actores (CASTRO-GÓMEZ, 2005).

Silva (2008) resume tres perspectivas sobre la colonialidad: La colonialidad del poder (QUIJANO, 2007),  que expresa una estructura global de poder creada por el colonizador para controlar la subjetividad de los pueblos colonizados. Su núcleo ideológico está en la idea de que existen razas superiores e inferiores. La colonialidad del saber (LANDER, 2000; MIGNOLO, 2007), anclada en el eurocentrismo, implica el poder singular de nombrar por primera vez, crear fronteras y decidir cuáles conocimientos y comportamientos son o no legítimos. La colonialidad de ser (MALDONADO-TORRES, 2007), que constituye la dimensión ontológica de la colonialidad que se afirma en la violencia de la negación del Otro. El ser europeo, superior, es un ser excluyente, que no incluye la experiencia colonial de la no-Europa. Por tanto, según Silva (2008, p. 10) “la colonialidad del ser emerge de la colonialidad del poder manejada por el Estado, y de la colonialidad del saber liderada por la ciencia moderna”.

Lo complejo de este sistema de colonialidades es que se encuentra arraigado no solo en Estados e instituciones pertenecientes a estos centros de poder mundial sino que vive y se desarrolla dentro de las instituciones y Estados de los países que un día fueron colonizados, incentivado por organismos “internacionales” que también responden a los intereses de esos centros de poder. Se continúan perpetuando prácticas de colonialidad cuando se piensa, apriorísticamente, que “las universidades de Europa y Estados Unidos son las que tienen más calidad”, “las revistas ‘internacionales’ son mejores que las nuestras”, “los cursos en el extranjero son mejores que los nuestros”, “nuestras universidades tienen que adoptar los modelos de las universidades de los países desarrollados”, “la ciencia que se publica en las revistas ‘internacionales’ es mejor que la nuestra”, y así por el estilo.

Como plantea Mignolo, entre las consecuencias negativas de la geopolítica del conocimiento y la colonialidad del saber está pensar que lo que vale como conocimiento está en ciertas lenguas y viene de ciertos lugares; impedir que el pensamiento se genere de otras fuentes y beba de otras aguas; publicar y traducir precisamente aquellos nombres cuyos trabajos “contienen” y reproducen el pensamiento geopolíticamente marcado (WALSH, 2003, p.3).

Para Salas (2013, p.29) la geopolítica del conocimiento implica que los dominadores estructuren  “modelos y políticas educativas homogeneizadoras, cuyo eje rector es la economía del conocimiento para medir resultados educativos e implantar reformas curriculares en planes y programas de estudio acordes con las necesidades del mercado y  a la producción capitalista”. Como reflejo también de la colonialidad del saber, la clase hegemónica solo espera recibir de los centros escolares aquellos saberes relevantes para competir en el mercado capitalista. Centros escolares “a los que califica de buenos o malos bajo la modalidad de university ranking que subordinan la investigación al interés privado en descrédito al interés nacional a la que están obligadas a servir”.

Al respecto, Yatim y Maso (2014, p.1) afirman que: “A colonialidade opera tanto no interior das instituições de ensino e pesquisa, produzindo saberes excludentes e eurocêntricos, como na sociedade que admite para si modos de vida e referências que não são construídas a partir de suas localidades. Legitima-se, assim, a herança colonial produtora de “sujeitos de favor” (LEMOS, 2013) e “hospedeiros do opressor” (FREIRE, 2005).

3. Geopolítica y colonialidad: configurando la producción científica latinoamerica

Seguidamente serán analizados sintéticamente algunas de las manifestaciones de la geopolítica del saber y la colonialidad del saber que influyen en la publicación y circulación del conocimiento, con énfasis en sus influencias sobre la producción científica latinoamericana. Los aspectos seleccionados son: hegemonía del idioma inglés en la publicación científica, la influencia de los índices bibliométricos, las políticas de publicación, evaluación y recompensa científica y las integraciones asimétricas.

3.1. Hegemonia del idioma inglés en la publicación científica

El uso del inglés en los artículos científicos viene creciendo cada vez más. Lillis y Curry (2010) en su documentada investigación sobre el uso del inglés en ambientes académicos, ofrecen datos provenientes del directorio de publicaciones seriadas Ulrich que indican que el 67% de las 66,166 revistas científicas incluidas en la edición del 2009 estaban publicadas en su totalidad o en parte, en inglés. Por su parte, Hamel (2013) destaca que en las principales bases de datos, sólo un 0,5% de los artículos de ciencias naturales está en idioma español, con un 2.5% en las ciencias sociales y humanas.

Como bien apuntan Lillis y Curry (2010), este auge del inglés como lenguaje dominante en la publicación viene en paralelo con el dominio económico y tecnológico de países anglófonos, en particular, con el poderío económico de Estados Unidos  a partir de la segunda mitad del siglo XX. Según las autoras, además, dos aspectos son importantes para ponderar este auge en la generación y publicación de trabajos científicos. Por una parte, el vínculo entre las “entradas” financieras y las “salidas” académicas, de tal manera que el 80% de los artículos científicos que se producen en el mundo provienen de países que pertenecen a la Organización para la Cooperación y Desarrollos Económicos (OCDE) y dos tercios de ellos, al llamado Grupo de los Ocho (G8). Por otra parte, la influencia cada vez mayor de los índices bibliográficos de la Thomson Reuter (Web of Science) y el desarollo del “factor de impacto” para evaluar los resultados académicos. Sobre este segundo tema se referirá la próxima sección.

La diferencia entre la representación de los idiomas en estas grandes bases de datos (donde se incluye Scopus), tiene varias implicaciones. Una de ellas, para Hamel (2013) es que cada vez más científicos no anglófonos publican en inglés, mientras realizan su investigación y su enseñanza en su propio idioma. Detrás de este comportamiento están, en muchos casos, las políticas nacionales e institucionales que incentivan y refuerzan esta práctica, motivadas por la necesidad de insertarse en espacios globales competitivos permeados por ideologías neoliberales (LEE; LEE, 2013). Sin embargo, como destaca Hamel (2013), cuando no existen esfuerzos para contrarrestar las asimetrías existentes entre contrapartes que trabajan en condiciones de desigualdad (como sucede entre los científicos de la “periferia” y los del “centro”), generalmente terminan imponiéndose los modelos, propuestas, soluciones y hasta la lengua de la potencia mayor.

La adopción e internalización acrítica de los modelos y técnicas dominantes, en una clara manifestación de la colonialidad del saber, conduce posteriormente y de manera natural, a la internacionalización de la “superioridad” del inglés como lengua científica, en lugar de considerarse este proceso como “un desplazamiento construido ideológicamente a través de un proceso de hegemonización por unos actores identificables” (HAMEL, 2013, p. 343). Estos procesos se acentúan a través de las presiones que sufren los autores no anglófonos para publicar en inglés, en revistas anglosajonas, que los lleva a adoptar estilos discursivos, y en última instancia, modelos culturales de investigación, acompañados por la bibliografía legítima de origen anglosajón, que resulta imprescindible citar para conseguir la publicación (DUEÑAS, 2012; HAMEL, 2013).

Son útiles aquí las palabras de Lillis y Curry (2010) sobre la “autoridad” de determinadas voces y cómo ellas influyen y configuran determinadas prácticas, o incluso, silencian otras voces (lenguajes minoritarios, lenguajes “no escritos”, dialectos, entre otros): “[…] el estatus de un texto, su significado y valor son dependientes de cómo se lee, quién lo lee y dónde se lee, y a través de cuales ideologías textuales;  como y de qué manera, a alguien se le otorga voz, está influenciado por las modalidades de enunciación más poderosas que estén en juego en un sitio discursivo en particular: las modalidades de enunciación no son solamente diferentes formas de hablar y escuchar, de escribir y leer, sino señales de quién tiene el derecho de hablar dentro de específicos regímenes discursivos” (LILLIS; CURRY, 2010, p.24, traducción nuestra).

Finalmente, siguiendo el exhaustivo artículo de Hamel (2013) El campo de las ciencias y la educación superior entre el monopolio del inglés y el plurilingüismo: Elementos para una política del lenguaje en América Latina, se destacan tres aspectos relevantes sobre el uso hegemónico del inglés en los espacios científicos:

  1. La reducción de la diversidad a una sola lengua en la producción de modelos, temas y estrategias de investigación llevaría, desde una perspectiva ecológica, a un empobrecimiento riesgoso del desarrollo científico mismo, especialmente en las ciencias sociales y humanas.
  2. La imposición total del inglés reforzaría aún más las asimetrías ya existentes, tanto en las condiciones de acceso a la ciencia internacional como en la producción y circulación de la ciencia y tecnología propias.
  3. Como consecuencia de la creciente hegemonía del inglés, la academia y los profesionales anglosajones se han tornado cada vez más monolingües en su competencia lingüística real, pero más aún en la práctica de sus miembros que ya no toman en cuenta lo que se trabaja y publica en otras lenguas. Aunque esto no concierne solo a la academia anglosajona, debido a su enorme peso influye en el resto del mundo, ya que el ejercicio monolingüe constituye un arma poderosa, un verdadero chantaje, para que el resto del mundo académico se subordine a sus prácticas y adopte el monopolio del inglés en su propia actuación (Hamel, 2013, p. 325).

3.2. Influencia de los índices bibliométricos

La aparición y desarrollo de sistemas de información basados en grandes índices multidisplinares como Web of Science y Scopus, administradas por gigantes editoriales como Thomson Reuter y Elsevier, ha propiciado y sustentado el auge de los sistemas de evaluación de la ciencia. Estos, a su vez, han permitido la construcción de conceptos como “centros de excelencia”, “revistas de corriente principal” y “universidades de clase mundial”.

El ejemplo más paradigmático es el índice bibliométrico de la Thomson Reuter (ISI-Web of Science) y su factor de impacto. Numerosas críticas se han realizado a esta base de datos y particularmente al cuestionable cálculo del factor de impacto y su utilización acrítica (SEGLEN, 1997; SMITH, 2006; THE PLOS MEDICINE EDITORS, 2006). No obstante, actualmente tanto la evaluación de las publicaciones científicas, como la evaluación de las instituciones universitarias y sus profesores, se realizan sobre la base de estos criterios, extendiéndose y adoptándose este paradigma cuantitativo incluso al interior de los países “periféricos” (BEIGEL, 2012; BEIGEL, 2013; ENGLANDER; UZUNER-SMITH, 2013). Son los datos, además, que utilizan los organismos internacionales para sus informes sobre el estado de la ciencia mundial.

Como bien señala Beigel (2013), este sistema de indexación de publicaciones científicas está construido sobre la base de procesos de mercantilización. O sea, sus pilares son la alianza entre los sistemas bibliométricos y el campo editorial especializado, donde la mayoría de las revistas “de corriente principal” son editadas por grandes editoriales comerciales y empresas de divulgación científica, que a su vez, operan detrás de la Web of Science, Scopus, el directorio Ulrich y otras. En estos sistemas, una ínfima minoría de revistas pertenece a contextos no anglófonos y no comerciales.

Sin embargo, estos sistemas han logrado la “universalización” de sus criterios de medición, distorsionando el propio proceso de comunicación científica. Al respecto Onsrud (2004) llamaba la atención sobre el hecho de que la mayoría de los científicos están más preocupados de si las revistas en las que ellos publican están evaluadas en el Science Citation Index o el Social Science Citation Index que si estas son ampliamente accesibles por sus propios colegas y naciones. Mientras que Serrano y Prats (2005) alertaban que a pesar del interés de la comunidad científica por hacer públicos los resultados de sus trabajos, ésta se ve obligada a difundirlos en determinadas publicaciones que les garanticen prestigio y reconocimiento, aún cuando su acceso se vea diezmado por costos de suscripción elevados que las universidades o centros de investigación deben financiar de nuevo para poder acceder a ellos. El poder de atracción de la mayoría de las publicaciones generadas en los países subdesarrollados es bajo para los autores “élite”, quienes prefieren escribir en idioma inglés y publicar en revistas “internacionales” dando así  la razón a Eugene Garfield cuando expresó: ‘Si algo realmente significativo es descubierto [en un país subdesarrollado] será publicado en las revistas de corriente principal’ (JOHNSON, 2006 citado por SÁNCHEZ-TARRAGÓ, 2007).

Otros aspectos que evidencian la creciente influencia de la hegemonía norteamericana y europea como paradigmas de ciencia de excelencia son comentados por Beigel (2013, p. 120), en relación con las prácticas de citación Por ejemplo, las citas provenientes de América Latina a autores norteamericanos en el período de 2003 a 2005 alcanzaron un 56,2% y un 33,9% para autores de Europa; en contraste, los autores asiáticos y africanos fueron citados en un 0,3% y 0,4%, respectivamente. Resulta muy llamativo que  la citación desde y hacia la propia América Latina solo alcanzó un 6,9% en el período analizado, disminuyendo notablemente respecto a otros periodos anteriores (era 11, 7% del 1993 al 1995).

Sin embargo, la citación endógena en Norteamérica para el período de 2003 a 2005 alcanzó un 78,1% y en conjunto con las citas a los autores europeos, el bloque euroamericano concentra el 98,5% del total de citaciones de Norteamérica. Se pone de manifiesto en estos datos lo que Restrepo y Escobar (2005) denominaron “ignorancia asimétrica”, o sea, resulta natural que los científicos que trabajan en el “centro” puedan ignorar el conocimiento que se genera en países periféricos, sin que esto signifique ningún prejuicio para su carrera profesional; sin embargo, si los científicos de países periféricos ignoran el conocimiento del “centro” no solo se pondría en tela de juicio su competencia profesional sino que también sus evaluaciones y “recompensas” profesionales se verían afectadas.

Para resumir esta sección utilizaremos las palabras de Beigel (2013) cuando plantea: “la cientometría, construida sobre la base de ISI [Web of Science], Scopus u otras bases de datos creadas a su imagen y semejanza, no refleja la producción de conocimientos a escala internacional, sino una porción de esas investigaciones, las que se publican en inglés, bajo las normas de un dispositivo de jerarquización del conocimiento conducido por esas empresas editoriales y dominado por algunos «centros de  excelencia». […] no es un instrumento neutro de medición de prestigio científico universal, sino la herramienta principal de una estructura internacional de recursos y capacidades de investigación crecientemente desigual, que se manifiesta en el volumen de la producción científica, en los flujos migratorios de población calificada, en la universalización de estándares de publicación y en la abrumadora supremacía del inglés como lingua franca internacional” (BEIGEL, 2013, p.122).

3.3. Políticas de publicación, evaluación, promoción y recompensa

Las políticas de publicación (incluyendo políticas de lenguaje), evaluación, promoción y recompensa en el contexto académico, generalmente reflejan las ideologías que priman entre sus diseñadores y promotores. La ideología basada en la idea de la competitividad individual, el triunfo de la meritocracia y de que todos tienen iguales oportunidades cuando se desarrollan las habilidades y conocimientos adecuados (o requeridos para el contexto específico), permea actualmente la implantación de tales políticas. Ellas empujan a los científicos y académicos a publicar en revistas indexadas internacionalmente (y como destacan Lillis y Curry (2010), “internacional” se ha convertido en sinónimo de publicar en inglés en revistas anglosajonas), a lograr los niveles requeridos de “productividad y citas” y a competir por puntos en el mercado académico, dejando atrás otras consideraciones como la utilidad o impacto real de su contribución, e inclusive descuidando la docencia y otras funciones educativas.  Por otra parte, estas políticas generalmente no están interesadas en apoyar o legitimar otras prácticas intelectuales que no estén orientadas a producir artículos científicos o patentes, lo que evidentemente constituye un lastre para las áreas de ciencias sociales y humanas (MATO, 2008).

Los informes de organismos internacionales, muchas veces asumen que todas las naciones tienen que aceptar los mismos raseros para evidenciar su camino hacia el “desarrollo”; una noción de desarrollo que naturalmente está permeada por la concepción eurocéntrica. Por ejemplo, Englander y Uzuner-Smith (2013, p. 237) analizan cómo el informe de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE)  del 2009, daba por hecho que todas las naciones y universidades debían implementar políticas para elevar su capacidad y desempeño, ya que esos eran los principales componentes de una buena gobernanza (rendiciones de cuenta, transparencia, eficiencia, efectividad, reacción y visión de futuro). Sólo así podrían clasificar en su ranking global de productividad científica (cuyos datos, por supuesto, están basados en la base de datos Web of Science) y alcanzar visibilidad global.

Efectivamente, muchas instituciones de países periféricos han adoptado este tipo de políticas, buscando integrarse o acercarse a la “élite” mundial. Lee y Lee (2013) muestran como las políticas de publicación de universidades de Corea del Sur, se transformaron para competir en el mercado mundial de la educación superior. Para progresar en sus evaluaciones anuales, los académicos de todas las disciplinas tienen que publicar en revistas indexadas internacionalmente, lo que implica de hecho, publicar en idioma inglés. La presión de este sistema de evaluación y los incentivos monetarios ofrecidos, conjuntamente con el crecimiento en el número de publicaciones en revistas internacionales, ha llevado a los académicos y a los gestores de las políticas a sentir que esta práctica es natural e incluso beneficiosa; sobre todo para aquellos que trabajan en las áreas de ciencias exactas, naturales y empresariales. Como consecuencia casi natural, las revistas nacionales están cada vez más devaluadas y el intercambio entre académicos locales se percibe como poco valioso. Políticas y resultados muy similares son descritos por Englander y Uzuner-Smith (2013) para universidades de México y Turquía y por Chou (2014) para Taiwán, poniendo de manifiesto la ideología neoliberal que se ha impuesto con la globalización, y la reproducción y adopción, muchas veces acrítica, de criterios y valores creados e impuestos bajo la perspectiva eurocéntrica.

3.4. Intercambios asimétricos

Otras manifestaciones de la geopolítica del conocimiento se encuentran en las formas en que los autores de los países periféricos se “integran” o intercambian conocimientos con sus pares. Kreimer (2006) señala varios rasgos que definen la investigación científica en la mayor parte de los países de América Latina. Entre ellos, la tensión clásica entre la visibilidad internacional y las aplicaciones del conocimiento a las necesidades locales, que conduce generalmente al establecimiento de relaciones de “integración subordinada”. Esta modalidad de integración a la escena internacional  implica una nueva división internacional del trabajo, donde generalmente “la elección de las líneas de investigación, la visión de conjunto de los problemas conceptuales y también, sus utilidades reales o potenciales son producidas con una fuerte dependencia de los dictados operados por los centros de referencia, localizados en los países más desarrollados” (KREIMER, 2006, p.205). La consecuencia de este tipo de integración es que estas agendas de investigación suelen responder a los intereses sociales, cognitivos y económicos de los grupos e instituciones “centrales”.

Una perspectiva interesante para este análisis la ofrece Rodríguez Medina (2013) en su trabajo Objetos subordinantes: la tecnología epistémica para producir centros y periferias. Rodríguez Medina discute como la circulación internacional del conocimiento (y la traducción/interpretación/adaptación de ideas) depende menos de su contenido (simbólico-cognitivo) que de la red semiótico-material en la que está inserta. O sea, mientras más fuerte, densa y de mayor alcance sea la red, más lejos llegarán las ideas que por ella circulan. Pero las características de esas redes dependen de las realidades socioeconómicas y políticas de cada miembro, por ejemplo, “del  prestigio de las instituciones en las que trabajan, el poder de distribución de las edito­riales que publican sus obras, el alcance que el idioma inglés les da a ciertos textos, la participación en conferencias como oradores especiales y la posibilidad de disponer de tiempo, espacio y ayuda (humana y no humana) para expandir sus propias ideas, a través de becarios doctorales o posdoctorales” (RODRÍGUEZ MEDINA, 2013, p.17).

Está claro entonces, que entre autores provenientes de realidades socioeconómicas diferentes se produce un intercambio asimétrico, donde no siempre estos se autoperciben como iguales dentro de la comunidad académica. Los aspectos relacionados con el capital simbólico también están detrás de la “ignorancia asimétrica” a la que nos referíamos en la sección 3.2 y con la percepción creciente entre los investigadores, particularmente los angloamericanos, de que los trabajos que no aparecen en la Web of Science tienen poco valor y que cualquier contribución importante será publicada en inglés (AALBERS, 2004; BAJERSKI, 2011).

4. Consideraciones finales

El slogan de la “Sociedad del conocimiento”, de las ventajas de vivir en un mundo globalizado, puede hacernos pensar ingenuamente en igualdad de oportunidades y de saberes. Sin embargo, vale aquí la incertidumbre de José Joaquin Brunner cuando preguntaba: “[…] si acaso las nuevas condiciones están creando efectivamente un mundo de información y conocimiento más igualitario; si acaso los flujos de ideas y publicaciones se han vuelto más simétricos; si las instituciones de rango mundial están realmente al alcance de todos los países y si, en este cuadro, América Latina emerge como una región dinámica de cara a la sociedad del conocimiento” (BRUNNER, 2010, p. 77).

Evidentemente, la respuesta no puede ser afirmativa y las razones son complejas. Su análisis, además, desborda el tema de este artículo. Como afirma Rodríguez Medina (2013), aunque está claro que aumentar la capacidad científico-tecnológica de los países pe­riféricos, más que una opción, constituye un imperativo, también es importante reflexionar, cada vez más, sobre los problemas locales y las herramientas más adecuadas para enfrentarlos. La postura que se ha venido desarrollando a través de este artículo es que la adopción acrítica de modelos y prácticas foráneos de generación y publicación de conocimientos y la constante comparación con indicadores y medidas permeados por la ideología neoliberal, no parecen constituir el camino más adecuado. Las reflexiones críticas sobre el tema no escasean, incluyendo aquellas provenientes del propio corazón de Occidente. No obstante, como argumenta Mato (2008) quizás los mayores obstáculos están en la propia institucionalidad de la ciencia y los valores que se asumen o imitan relacionados con las pretensiones de objetividad del conocimiento científico y la neutralidad de valores de los investigadores.

Por tanto, entre las estrategias que urge continuar desarrollando están mirar hacia la ciencia que se genera dentro de los países latinoamericanos, con una visión pluricultural e integradora desde condiciones de mayor igualdad, y teniendo en cuenta los contextos sociales e institucionales, así como la valorización de los conocimientos aquí producidos. La añorada visibilidad de la ciencia latinoamericana no tiene porqué descansar únicamente en la presencia de autores y artículos en revistas anglófonas indizadas en el Web of Science o Scopus. De hecho, desde hace dos décadas, Latinoamérica (con una tradición de privilegiar la ciencia como bien público global),  apostó por proyectos cooperativos con un alto componente tecnológico (Latindex, SciELO y RedAlyC) que son actualmente exitosos sistemas con funciones diferentes y complementarias (ALPERÍN; FISCHMAN, 2015). Este camino, y otros adoptados por diferentes iniciativas locales y regionales, deben contribuir al fortalecimiento de las revistas nacionales; a la adopción de estándares de calidad; a la implantación de políticas de lenguaje que enfatizan el plurilingüismo; al desarrollo de sistemas de información que garantizan un acceso más amplio e igualitario a los resultados científicos, en sus múltiples formatos; a la creación de medidas e indicadores propios que permitan medir el impacto individual de los resultados científicos y, sin dudas, a una mayor visibilidad regional e internacional. Mucho falta aún por desandar pero parafraseando a Rodríguez Medina (2013, p. 23) podríamos decir que solo quienes superen el reto doble de exigir localmente mejores condiciones para la producción intelectual y de difundir globalmente esa producción por todos los medios posibles y en todas las direcciones, serán capaces de “poner en funcionamiento objetos resilientes —resultado de la resistencia epistémica— que coloquen en el escenario internacional un conocimiento original y alternativo, y habitualmente silenciado”.

REFERÊNCIAS

AALBERS, M. Creative destruction through the Anglo-American hegemony: a non-Anglo-American view on publications, referees and language. Area, v. 36, n. 3, p. 319–322, 2004.

ALPERÍN, J.P; FISCHMAN, G. (Eds). Hecho en Latinoamérica: acceso abierto, revistas académicas e innovaciones regionales. 1ra ed. Ciudad Autónoma de Buenos Aires: CLACSO, 2015.

BAJERSKI, A. The role of French, German and Spanish journals in scientific communication in international geography. Area, v. 43, n. 3, p. 305–313, 2011.

BEIGEL, F. Centros y periferias en la circulación internacional del conocimiento. Nueva Sociedad, n. 245, mayo-junio, p. 110-123, 2013

BEIGEL, F. David y Goliath. El sistema académico mundial y las perspectivas del conocimiento producido en la periferia. Pensamiento Universitario, n. 15, 2012.

BRUNNER, J.J. Globalización de la educación superior: crítica de su figura ideológica. Revista Iberoamericana de Educación Superior (RIES), México, v. I, n. 2, p. 75-83, 2010.

CANAGARAJAH, A. S.  A geopolitics of academic writing. Pittsburgh, PA: University of Pittsburgh Press, 2002.

CASTRO-GÓMEZ, S. La poscolonialidad explicada a los niños. Popayán: Universidad del Cauca, 2005.

CETTO, A. M. Sharing Scientific Knowledge through publications: what do developing countries have to offer? In: _______ (Ed.).World Conference on Science: Science for the Twenty-first Century, a New Commitment. Paris, UNESCO. Disponible en: http://unesdoc.unesco.org/images/0012/001207/120706e.pdf.

CHOU, C. P. The SSCI Syndrome in Taiwan’s Academia. Education policy analysis archives, v. 22, n. 29, 2014

DUEÑAS, P.M. Getting research published internationally in English: An ethnographic account of a team of Finance Spanish scholars’ struggles. Ibérica, v. 24, p. 139-156, 2012.

DUSSEL, E. Más allá del eurocentrismo: el sistema-mundo y los límites de la modernidad. In: CASTRO-GÓMEZ, S;  GUARDIOLA-RIVERA, O;  MILLÁN DE BENAVIDES, C. (Eds). Pensar (en) los intersticios. Teoría y práctica de la crítica poscolonial. CEJA, Bogotá, 1999. p. 147-161.

DURRANT, S. Overview of Iniatitives in the Developing World. In: ESANU, J.M; UHLIR, P.F (Eds.) Proceedings Open Access and the Public Domain in Digital Data and Information for Science, 2004. Disponible en: http://www.nap.edu/openbook.php?record_id=11030&page=122. Acceso en: 20 julio de 2015.

ENGLANDER, K; UZUNER-SMITH, S.  The role of policy in constructing the peripheral scientist in the era of globalization. Lang Policy. n. 12, p. 231–250, 2013.

FREIRE, Paulo. Pedagogia do Oprimido. Rio de Janeiro: Paz e Terra, 2005.

HAMEL, R.E.  El campo de las ciencias y la educación superior entre el monopolio del inglés y el plurilingüismo: Elementos para una política del lenguaje en América Latina. Trab. Ling. Aplic., Campinas, n. 52.2, p. 321-384, jul./dez. 2013

JOHNSON, I. Breaking out of the linguistic ghetto? The role of new media in facilitating international research. Information Development, v. 22, n. 4, p.  300-308, November 2006.

KREIMER, P. ¿DEPENDIENTES O INTEGRADOS? La ciencia latinoamericana y la nueva división internacional del trabajo. Nómadas, Col, n. 24, p. 199-212, abril, 2006.

LANDER, E. Ciencias sociales: saberes coloniales y eurocéntricos. In: LANDER, E (Comp.). La colonialidad del saber: eurocentrismo y ciencias sociales. Perspectivas latinoamericanas. Buenos Aires: CLACSO, 2000.

LANDER, E. ¿Conocimiento para qué?¿Conocimiento para quién? Reflexiones sobre la universidad y la geopolítica de los saberes hegemónicos. Revista de la Facultad de Ciencias Jurídicas y políticas, Ven. n. 124,p. 99-126, 2002. Disponible en: http://ulpiano.org.ve/revistas/bases/artic/texto/RDUCV/124/rucv_2002_124_99-126.pdf.

LEE, H; LEE, K.  Publish (in international indexed journals) or perish: Neoliberal ideology in a Korean university. Lang Policy, n. 12, p. 215–230,  2013.

LEMOS, G. T. Os Saberes dos povos campesinos tratados nas práticas curriculares de escolas localizadas no território rural de Caruaru-PE. Dissertação (Mestrado em Educação) – Centro de Educação, Universidade Federal de Pernambuco, Recife, 2013.

LILLIS, T; CURRY, M.J. Academic Writing in a Global Context. The politics and practices of publishing in English. Oxon, RU: Routledge, 2010.

MALDONADO-TORRES, N. Sobre la colonialidad del ser: contribuciones al desarrollo de un concepto. In: CASTRO-GÓMEZ, S.; GROSFOGUEL, R. (Org.). El Giro Decolonial: reflexiones para una diversidad epistémica más allá del capitalismo global. Bogotá: Universidad Javeriana-Instituto Pensar, Universidad Central-IESCO: Siglo del Hombre Editores, 2007.

MATO, D.  No hay saber “universal”, la colaboración intercultural es imprescindible. Alteridades, v.18, n. 35, p.101-116, 2008.

MIGNOLO, W. Cambiando las éticas y las políticas del conocimiento: Lógica de la colonialidad y postcolonialidad imperial. Tabula Rasa, Col, n.3, p. 47-72, ene-dic, 2005.

MIGNOLO, W. El pensamiento decolonial, desprendimiento y apertura. In: CASTRO-GOMEZ, S; GOSFROGUEL, R (Eds). El Giro Decolonial. Reflexiones para una diversidad epistémica más allá del capitalismo global. Bogotá: Universidad Javeriana-Instituto Pensar, Universidad Central-IESCO, Siglo del Hombre, 2007.

MIGNOLO, W. Geopolítica de la sensibilidad y del conocimiento. Sobre (de) colonialidad, pensamiento fronterizo y desobediencia epistémica. Revista de Filosofía, n. 74, p. 7- 23, 2013.

ONSRUD, H. Overview of Open Access and Public Commons Initiatives in the United States. In: ESANU, J.M; UHLIR, P.F (Eds.) Proceedings Open Access and the Public Domain in Digital Data and Information for Science, 2004. Disponible en: http://www.nap.edu/openbook.php?record_id=11030&page=122.

PORTO-GONÇALVES, C.W.  De Saberes y de Territorios: diversidad y emancipación a partir de la experiencia latino-americana. Polis, Revista de la Universidad Bolivariana, v. 8, n. 22, p. 121-136, 2009.

QUIJANO, A. Colonialidad del poder y clasificación social. In: CASTRO-GOMEZ, S; GOSFROGUEL, R (Eds). El Giro Decolonial. Reflexiones para una diversidad epistémica más allá del capitalismo global. Bogotá: Universidad Javeriana-Instituto Pensar, Universidad Central-IESCO, Siglo del Hombre, 2007.

QUIJANO, A. Colonialidad del poder, eurocentrismo y América Latina. In: LANDER, E (Comp.). La colonialidad del saber: eurocentrismo y ciencias sociales. Perspectivas latinoamericanas. Buenos Aires: CLACSO, 2000.

QUIJANO, A. Colonialidad y modernidad-racionalidad. In: BONILLA, H. (Ed). Los conquistados. 1492 y la población indígena de las Américas.  Bogotá: Tercer Mundo-Libri Mundi, 1992. p. 437-447.

RESTREPO, E.; ESCOBAR, A. Other Anthropologies and Anthropology Otherwise. Critique of  Anthropology, v. 25, n. 2, p. 99-129, 2005.

RODRIGUEZ MEDINA, L. Objetos subordinantes: la tecnología epistémica para producir centros y periferias. Revista Mexicana de Sociología, v.75, n. 1, p. 7-28, enero-marzo, 2013.

SALAS MARIN, L.D. Geopolítica del conocimiento y la recolonización educativa. Contexto & Educação. v. 28, n. 89, p. 12-40, 2013.

SÁNCHEZ-TARRAGÓ, N. La Comunicación de la ciencia en los países en vías de desarrollo y el Movimiento Open Access. Biblios, Perú, v.8, n. 27, p. 1-18, ene-mar 2007.

SEGLEN, P.O. Why the impact factor of journals should not be used for evaluating research. British Medical Journal, n. 314, p. 497, 1997.

SERRANO, J.; PRATS, J. Repertorios abiertos: el libre acceso a los contenidos. Revista de Universidad y Sociedad del Conocimiento, v.2, n. 2, 2005.

SILVA,  J. de Souza. La geopolítica del conocimiento y la gestión de procesos de innovación en la época histórica emergente. 2008. Disponible en: http://www.apse.or.cr/webapse/pedago/enint/souza08.pdf.

SMITH, R. The power of the unrelenting impact factor-Is it a force for good or harm? International Journal of Epidemiology, n. 35, p. 1129-1130, 2006.

THE PLOS MEDICINE EDITORS. The Impact Factor Game. PLoS Med, v.3, n. 6, p. e291, 2006. doi:10.1371/journal.pmed.0030291

VESENTINI, J.W. Novas geopolíticas. São Paulo: Contexto, 2000.

WALLERSTEIN, I. The Modern World-System I: Capitalist Agriculture and the Origins of the European World-Economy in the Sixteenth Century. New York: Academic Press, 1974.

WALSH, C. Interculturalidad, colonialidad y educación. Revista Educación y Pedagogía, Medellín, v. 19, n. 48, p. 25-35, 2007

WALSH, C. Las geopolíticas del conocimiento y colonialidad del poder. Entrevista a Walter Mignolo. Polis, Revista de la Universidad Bolivariana, v. 1, n. 4, p. 2-26, 2003.

YATIM, L; MASO, T. Banco mundial e geopolítica do conhecimento: a privatização do ensino superior. Educação, Cultura e Sociedade, v.4, n.1, Edição Especial, p. 80-94, jun. 2014.


Publicado originalmente en:  XVI Encontro Nacional de Pesquisa em Ciência da Informação (XVI ENANCIB) GT 7 Produção e Comunicação da Informação em Ciência, Tecnologia & Inovação. João Pessoa, Brasil, 26-30 octubre de 2015.